Comparte

Continuamos con las propuestas de lecturas veraniegas referidas a libros convertidos ya en clásicos cuya calidad merece siempre una segunda (como mínimo) lectura. El legado de Humboldt se encuentra entre las mejores obras (si no la mejor) de Saul Bellow, uno de los más grandes novelistas del siglo XX, con lo que el resultado final es fácilmente imaginable.

El canadiense-estadounidense de origen judío-ruso Saul Bellow (1915-2005) constituye una de las grandes cumbres de la literatura del pasado siglo. Galardonado en 1976 con el Premio Nobel de Literatura (y pocas veces esta distinción ha suscitado tal nivel de unanimidad), durante medio siglo de su pluma surgieron textos prodigiosos por su ironía, desbordante imaginación y profundo conocimiento del ser humano.

Saul Bellow publicó El legado de Humboldt en 1975. Hubo que esperar más de treinta años para disponer de una traducción al español tan sólida como la realizada por Vicente Campos para Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores (una vez más, transmito mi felicitación y agradecimiento a la editorial por la magnífica labor llevada a cabo).

El legado de Humboldt narra las aventuras y desventuras (hay bastante más de lo segundo que de lo primero) del escritor Charles Citrine (evidente trasunto de Bellow) y su perpetuo enfrentamiento moral y fáctico con el poeta Humboldt von Fleischer, años atrás su mentor y amigo. Pleitos matrimoniales, abogados sin escrúpulos, un testamento pleno de interrogantes, pasiones amorosas de más que dudosas expectativas, mafiosos tan enfurecidos como atolondrados… conforman un escenario en el que se suceden y coexisten los momentos hilarantes con los dramáticos y patéticos.

¿Quién dijo que un libro profundo no puede ser divertido? El legado de Humbodt lo es aunque, eso sí, el sentido del humor de Saul Bellow puede resultar en ocasiones tan ácido que termine por provocar cierto sabor agrio en el paladar del lector. Nos reímos a plena carcajada con y de Charles Citrine; y también nos reímos a costa del tropel de tipos estrafalarios que van apareciendo durante el transcurso de la novela: su antigua esposa Denise, su actual amante Renata, su hermano Julius, el gángster Cantabile…

Pero Saul Bellow aprovecha las páginas de El legado de Humbodt para realizar una extraordinaria reflexión sobre la creciente sensación de angustia y de pérdida de tiempo que tiene el ser humano conforme va cumpliendo años, sobre su necesidad de ser aceptado por el grupo en el que se encuentra insertado, sobre la delgada linde que separa el triunfo del fracaso, sobre el incierto destino que le espera a la sociedad de los Estados Unidos de América…

Saul Bellow es un escritor de una indudable brillantez. Él es tan plenamente consciente de ello que no duda en someter a un esfuerzo adicional a sus lectores. En el caso de El legado de Humboldt dicho esfuerzo se concreta en un continuado flujo de referencias literarias, filosóficas, políticas, culturales y sociales (muchas de ellas muy inteligentemente acotadas por el traductor de la obra): Freud, Goethe, Marx y Nietzsche pero también Harry Houdini, el Ku Klux Klan, Babe Ruth y Franklin Delano Roosevelt, entre otros muchos.

Las frases que deja para el recuerdo El legado de Humboldt son incontables. He aquí una mínima relación de las mismas (algunas joviales y otras inquietantemente proféticas) para que juzgue cada quien: “Las personas educadas de los países modernos son una chusma pensante que se encuentra en la fase que Marx denominaba de acumulación primitiva. Su tarea consiste en reducir las obras maestras a discurso”; “Dice que los psicoterapeutas pueden convertirse en los nuevos líderes espirituales de la humanidad. Un desastre. Goethe temía que el mundo moderno acabara transformado en un hospital. Con todos los ciudadanos indispuestos”; “La sociedad nos educa para la distracción, nos coloniza la conciencia con la misma velocidad que ésta avanza”.

En definitiva, una obra de una formidable hondura, tan apasionante en su planteamiento como en el desenlace, deslumbrante por completo. Por todo ello El legado de Humbodt puede ser una magnífica puerta para adentrarnos en el universo narrativo de Saul Bellow, muy posiblemente una de las más suntuosas mansiones literarias de todos los tiempos a las que tenga acceso el lector del siglo XXI.

——————————————————————————————–

Saul Bellow. El legado de Humboldt. Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores.

——————————————————————————————–

 

David Parra

Especialista en nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones aplicadas al ámbito del periodismo. Ha publicado alrededor de diez libros y más de treinta artículos en revistas científicas. Le gusta leer.