El pasado lunes 6 de julio fallecía en Roma a los 91 años de edad, como consecuencia de las complicaciones surgidas tras una fractura de fémur, el compositor italiano Ennio Morricone. Para muchos, el más grande compositor de bandas sonoras cinematográficas de todos los tiempos.

Desde su primer trabajo para la película El federal en 1962 hasta el último referido a La correspondencia en 2016, compuso más de 500 bandas sonoras, buena parte de las cuales forman parte de la historia con mayúsculas del cine y de los recuerdos también con mayúsculas de la actual generación de cincuentópicos.

Ennio Morricone cultivó todos los géneros. En sus comienzos se identificó con el spaghetti western pero bien pronto su genio trascendió y amplió su gama convirtiéndose en uno de los compositores más versátiles e influyentes de todos los tiempos. He aquí unos de los rasgos del genial compositor italiano: su capacidad para adaptarse a cualquier temática, para generar su particular toque sin por ello ser repetitivo, para crear obras de arte de forma incesante.

Comenzó a tocar la trompeta cuando era muy niño. Con apenas nueva años estudiaba en la Academia Nacional de Santa Cecilia en Roma y con doce ingresó en el Conservatorio, inscribiéndose en un programa de armonía de cuatro años, que acabó en seis meses. Con 18 años obtuvo su diplomatura y comenzó a trabajar de manera profesional, en un primer momento componiendo para otros sin que apareciera su nombre. Pero a finales de los años cincuenta uno de sus amigos de la infancia, el director Sergio Leone, le invita a que comience a componer para él. Así se desarrollará su gran colaboración ya en la década de los sesenta.

La larga trayectoria de Ennio Morricone mereció toda clase de galardones y reconocimientos, incluyendo dos Premios Grammy, tres Globos de Oro, cinco BAFTA o diez David de Donatello, entre otros muchos. También resulta remarcable su relación con los Óscar de Hollywood. Fue nominado en seis ocasiones, obtuvo un Óscar honorífico en 2006 y en 2016 logró por fin el Óscar a la Mejor Banda Sonora por The Hateful Eight, la película de Quentin Tarantino, convirtiéndose así en el galardonado más longevo en dicha categoría en la historia.

La culminación fue el Premio Princesa de Asturias de las Artes 2020 compartido con John Williams. A lo largo de su carrera Ennio Morricone vendió más de 70 millones de discos. Además de componer tal cantidad de bandas sonoras para cine, también hizo incursiones en los ámbitos del documental y de la televisión e incluso compuso el himno del Campeonato Mundial de Fútbol de 1978 celebrado en Argentina y la misa en honor al Papa Francisco por el cumplimiento de los 200 años de la restauración de la orden jesuita.

En este podcast de Qué hay de tu vida, se analiza su figura y se recogen algunas de sus grandes bandas sonoras. «Qué hay de tu vida» es un programa que se emite en Radio Cincuentopía de forma semanal y que es elaborado por el equipo de Viva Voz para Cincuentopía.

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».