Spread the love

El hecho de escuchar y ver música clásica ha quedado afectado por el COVID-19. La pandemia nos ha traído un año largo, demasiado largo, de cierre de buena parte de los auditorios del mundo entero y nos quedamos sin música en directo. Sin embargo, ha crecido otro tipo de consumo de música, el que se realiza a través de internet, el que se realiza con la televisión o también con las nuevas plataformas de vídeo streaming.

Además, ha habido un aumento exponencial de ventas de música en internet. Si hubiera sido en otro tiempo, antes de la invención de los sistemas de grabación y reproducción, nos habríamos quedado a dos velas y sólo podría disfrutar de la música en su casa el que supiera tocar un instrumento. En el caso de los cincuentópicos (años setenta y ochenta) entonces dependería de la colección de discos y cintas de cassette que tuviera cada uno.

Colección de discos vinilo

Hemos tenido disponible a través de las redes sociales mucha música hecha por aficionados o por artistas consagrados, desde casa también, para paliar el aburrimiento. Alguna muy mala, todo hay que decirlo, o con mala calidad de sonido, pero divertida al fin y al cabo, otra forma de ver música clásica.

La música ha sido el mejor recurso para evitar la desesperación del confinamiento y no sólo para los que tenían balcón, terraza o patio donde desahogarse. También lo ha sido para personas y familias que desgraciadamente tienen mucho menos sitio para vivir e incluso deben compartir un espacio muy reducido, sin balcón o terraza, con situaciones muy difíciles que NO nos han enseñado los telediarios. Algunos de ellos, por lo menos, han mostrado su música también en las redes, utilizándolas como válvula de escape.

Plataformas de música en dispositivos móviles

La mejor plataforma de audio en la red móvi

La más conocida es Spotify. Podéis encontrar de todo y podrás ir haciendo tu lista de favoritos. Pero en el caso de la música clásica está muy desorganizada. Probablemente esté mal indexada, de forma que las búsquedas o los resultados de búsqueda son caóticos. En otras músicas se comporta mejor. Luego vienen Apple Music o iTunes, con tanta capacidad que Spotify y mejor indexada.

Hay otra plataforma, todavía de poco uso en España, tan buena como las anteriores que se llama Stingray Music, y no lo digo porque yo haya trabajado con ellos. Son listas cerradas de música, en un estilo más de emisión radiofónica. Si seleccionas en Stingray un canal, entre los más de dos mil que tiene, de música barroca por ejemplo, comienzas a escuchar la obra que estén emitiendo en ese momento. Luego puedes hacer tus listas de favoritos sobre esa misma lista cerrada. Se parece más a la radio, pero la selección y la indexación es mejor, además de una gran calidad. Aunque en calidad de sonido, excepcional, puedes apuntarte a Tidal, que pasan por ser la aplicación que ofrece la mejor calidad en la recepción del audio.

Montaje de voces y vídeo organizado y popularizado por miembros de coros. Ideal Alcalá la Real

Toda la música en YouTube

Analicemos posibilidades adicionales para ver música clásica. Imposible hacer una lista razonable para escuchar y ver música clásica en la que esté contemplado el Todo. Toda orquesta que se precie, toda casa de ópera, todo artista tiene un canal en YouTube con sus conciertos, ensayos, fragmentos, obras, obritas. Además, todo está duplicado, triplicado y más allá, ya que el canal es una excusa para publicitar otra cosas, redes sociales, páginas web, actuaciones y un largo etcétera.

Vayan desde aquí algunas de mis recomendaciones: una orquesta, London Philarmonic Orchestra, vídeos geniales; una ópera, Komische Oper Berlin, producciones sorprendentes; una sociedad musical, Netherlands Bach Society, increíbles interpretaciones del maestro de Eisenach; una productora musicoclásica, EuroArts Channel, aquí lo tienes todo, sin duda están todos los que son.

Stingray Music LIfe’s on You, Music’s Us

La televisión, en vías de desaparición

Todavía somos de la generación que se sienta por la noche a ver la televisión. Aunque sé de alguno que ya ha prescindido del electrodoméstico en favor de la ‘tv a la carte’. Aquí encontramos grandes canales de televisión dedicados a la música clásica. Y otra vez no puedo evitar mencionar Stingray Classica donde puedes encontrar las mejores interpretaciones del mundo de la música clásica o también los mejores documentales sobre cualquier aspecto o autor musical, ahora están en Movistar y/o en Orange. Un programa favorito: serie sobre el genio de Salzburgo ‘Mozart on Tour’, presentado por el inefable André Previn.

Oferta musical en televisión Orange

La mejor oferta televisiva musical

Orange, esto no es publicidad pagada, ¡ojo!, tiene la mejor oferta de música clásica con los canales Stingray Classica, Mezzo, F4K Y Mezzo Live. La oferta la completa con otros canales a la carta increíbles: All Flamenco 4K, iConcerts, DJAZZ, MTV Live Hd, VH1 y Sol Música. Es una auténtica tentación y puedes sumergirte en la televisión de forma que ya no te va a hacer falta sintonizar otros canales. Aquí se acaba la lista, de forma que salgamos todos a la ventana, como en Network, un mundo implacable y gritemos, “¡Quiero más música clásica en la televisión!”. Porque escuchar y ver música clásica es algo más que un entretenimiento.

En tiempos, hubo un canal de RTVE titulado Canal Clásico, con las mejores interpretaciones de la Orquesta de la RTVE, amén de otros programas, pero hace ya algunos años dejó de emitirse. Ahí podías ver y escuchar a todas las grandes estrellas de la música cuando hacían sus bolos por Madrid con la orquesta radiotelevisiva. Hay que reconocer, por otra parte, los siempre loables esfuerzos de los expertos en clásica dentro de RTVE, a lo largo de muchos años con programas y conciertos, luchando contra viento y marea por programar la cultura y luchando incluso contra productos ‘propios’ de tan dudoso gusto como ‘Prodigios’, producido por Shine-Iberia ¿De quién es esta productora? Endemol, Gestmusic: ¡ata cabos! Así no arreglamos la televisión pública, con gestores de lo público que se lo ponen en bandeja a sus amigos de la privada haciendo telebasura.

Oferta de Amazon Prime Video

Amazon también tiene música de la buena

Todos los canales de YouTube, o la mayoría, tienen su web. Los medios de comunicación en general, y los canales de música clásica en particular también tienen webplayer, es decir una aplicación que se puede utilizar a través del ordenador en la que seleccionas, sin esperas, tu música favorita. Luego, todas las revistas especializadas tiene su web con una oferta diferenciada y con blogs de expertos, como cualquier medio de comunicación; todos los conservatorios y escuelas de música, sean públicas o privadas tienen su web; todas las orquestas tienen su web; todas las fundaciones relacionadas con la música tienen su web; todos los coros tienen su web; todas las tiendas de música tienen su web; todas las librerías especializadas tienen su web; todos los artistas tienen su web, todo todo todo todo tiene su web. Y Amazon también, por cierto, casi lo olvidaba.

Así, la moderna sociedad de la información es como aquella Nave de los Locos que narraba Gómez Valderrama en una breve colección de cuentos. Uno de ellos contaba cómo un Paganini reencarnado no conseguía un puesto de músico en ningún lugar porque, a pesar de su demostrada capacidad virtuosística muy por encima de cualquiera, no tenía un carnet o salvaconducto que acreditara su identidad, su filiación.

En la moderna sociedad no eres nadie si no estás en internet, como para Brecht la identidad residía en el pasaporte. Si creemos en que es posible que en el Punto Omega todos seamos recreados gracias a un todopoderoso ordenador, será imprescindible estar en internet para que tenga nuestra referencia. Así lo contaba en “La física de la inmortadidad” Frank Tipler.Ya se sabe: «El que se mueva no sale en la foto».

Otros artículos que corresponden a la serie sobre música clásica firmada por Santiago Martínez Arias son:

Santiago Martínez Arias

El sobrenombre define bien a Santiago Martínez Arias. Como cualquier personaje de extraña biografía profesional es difícil seguir su pista vital. Tiene altos estudios musicales internacionales y ello se evidencia rápidamente en su conversación. Inevitablemente también se comprueba que es experto en seguridad y defensa y doctor en relaciones internacionales, jefe de prensa editorial, profesor universitario, además de tener un pasado, lejano ya, como corresponsal de ‘El Independiente’ en Europa oriental. Más parece que sea un agente, y aunque su pasado pianístico fuera glorioso, sólo quedan los restos del naufragio. Ha representado a Stingray CLASSICA.