Las fake news son una nueva denominación para lo que habitualmente se conocía como mentiras, bulos o falsos contenidos. Han existido siempre aunque su forma de difusión ha cambiado, entre otras cosas gracias a la inmediatez que proporcionan internet y las redes sociales. La propaganda que antes tardaba días, semanas e incluso meses en extenderse, ahora necesita sólo unos minutos para hacerse viral.

Según la Oficina de Seguridad del Internauta se denominan noticias falsas a aquellas informaciones publicadas con datos falsos, manipulados, erróneos o sin contrastar, con afán de generar desinformación, confusión y de alimentar teorías conspirativas en los lectores con el objetivo de ganar dinero con el tráfico de visita a las webs que las publican o de manipular la opinión de los usuarios que leen las mismas.

Todo esto puede provocar que la sociedad cambie su forma de pensar y de actuar ante determinadas situaciones o problemas, así como su ideología política. Una situación de máxima tensión como es la ocasionada por el coronavirus sirve de ejemplo.

Las fake news se propagan gracias a la utilización de trucos y engaños para que los usuarios las lean y las compartan. Con ello se trata de incrementar su difusión y sus efectos. Hoy en día emplean titulares llamativos con palabras gancho que poco o nada tienen que ver con la información contenida en el artículo.

También utilizan a personajes del momento que hayan protagonizado momentos polémicos o desgracias o problemas de actualidad. Y asimismo hacen uso de noticias antiguas como si fueran actuales o hechos que no han sucedido pero que generan curiosidad como, por ejemplo, la supuesta muerte de personas famosas.

Pistas para saber si nos encontramos ante una fake news

Dan un enfoque sensacionalista a la noticia, usan imágenes retocadas o falsas e introducen un sesgo en el enfoque de la información para generar reacciones inmediatas en el lector según su orientación política o sus creencias.

Para lograr una rápida difusión usan el clickbait, que consiste en dirigir a los internautas hacia páginas con titulares exagerados o noticias sin contrastar, para ganar dinero con las visitas de los usuarios que acceden al falso contenido.

También emplean el marketing viral difundiendo mentiras, por ejemplo un vídeo en redes sociales, para conseguir un alto número de visitas y seguidores en el menor tiempo posible. Al aumentar esta base, aumentan los ingresos de la persona que lo publica o difunde. Todo esto provoca que haya noticias falsas que de forma recurrente vuelven a circular, aunque hayan sido desmentidas con anterioridad, confirmando lo sencillo que es publicar y difundir los bulos.

Atención porque la proliferación de fake news también afecta a nuestra seguridad online. En determinadas ocasiones el usuario puede ser víctima del robo de credenciales, ya que al acceder a la noticia se le pide que inicie sesión en redes sociales.

Asimismo también se le puede infectar un dispositivo por malware, ya que debe instalar un complemento para ver un video o abrir un archivo adjunto, que puede ocasionar brechas de seguridad, robo de información o filtración de datos personales.

¿Qué hacemos para distinguir una noticia real de un contenido falso?

Ahora mismo los internautas tenemos algunas extensiones de verificación que funcionan bien. Una simple búsqueda por internet nos puede proporcionar algunas ideas relevantes. Además, siempre se puede recurrir a los avisos que ofrece la Oficina de Seguridad del Internauta o estar pendiente de los perfiles en Twitter de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, por citar ejemplos aplicados al caso español.

Aunque se trata de un tema complejo y espinoso, vamos a ofrecer algunos consejos sobre cómo afrontar esta plaga.

No divulgues bulos ni noticias falsas ya que pueden ser constitutivos de delito, sobre todo si crean situaciones de riesgo.

Borra las cookies de navegación cada cierto tiempo para evitar que sólo veas contenido sesgado en función a tu historial de navegación y preferencias.

Utiliza un bloqueador de anuncios en tu navegador para evitar caer en el clickbait y la viralidad, ya que este tipo de artículos son considerados como publicidad y no se mostrarán mientras visitas un periódico online u otras webs.

Comprueba la URL de la noticia, te ayudará a comprobar si la noticia es de fiar y merece la pena que sigas el enlace.

Y, como siempre, mantén actualizados tus dispositivos, así como activo tu antivirus para evitar infecciones.

Si estás interesado en este fenómeno o consideras que alguna vez te has visto afectado por el mismo, te puede interesar este podcast de «Qué hay de tu vida», el programa que se emite en Radio Cincuentopía de forma semanal. “Qué hay de tu vida” es un programa elaborado por el equipo de Viva Voz para Cincuentopía.

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».