Francisco Brines La última costa

Francisco Brines La última costa

«Había una barcaza, con personajes torvos,
en la orilla dispuesta. La noche de la tierra, 
sepultada. 
                   Y más allá aquel barco, de luces mortecinas, 
en donde se apiñaba, con fervor, aunque triste, 
un gentío enlutado. 
                                  Enfrente, aquella bruma 
cerrada bajo un cielo sin firmamento ya. 
Y una barca esperando, y otras varadas. 

Llegábamos exhaustos, con la carne tirante, algo seca. 
Un aire inmóvil, con flecos de humedad, 
                                                                         flotaba en el lugar. 
Todo estaba dispuesto. 
                                            La niebla, aún más cerrada, 
exigía partir. Yo tenía los ojos velados por las lágrimas. 

Dispusimos los remos desgastados 
y como esclavos, mudos, 
empujamos aquellas aguas negras. 
Mi madre me miraba, muy fija, desde el barco 
en el viaje aquel de todos a la niebla».

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».