El Museo de Bellas Artes de Oviedo organiza una exposición dedicada a los artistas Guerrero y Vicente durante los días 20 de junio al 22 de septiembre de 2019.

La muestra sobre los creadores Guerrero y Vicente está coproducida por el Centro José Guerrero de Granada y el Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente. Es coorganizada por Acción Cultural Española y en ella colabora el Museo de Bellas Artes de Oviedo.

La exposición pone en relación la obra de los dos únicos artistas españoles que formaron parte de una de las corrientes artísticas más importantes del siglo XX: el expresionismo abstracto americano. La iniciativa tiene como objetivo evidenciar las similitudes y diferencias entre dos artistas que, historiográficamente, siempre han sido tratados de manera individual pero que, realidad, presentan múltiples puntos de encuentro. Sus respectivas obras, marcadas por una férrea personalidad artística, mantienen un claro diálogo que funciona como eje vertebrador de este evento.

La exposición del Museo de Bellas Artes de Oviedo muestra parte de una serie de coincidencias que marcaron los años de aprendizaje de Guerrero y Vicente: una primera formación en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando o la partida a París, cuna por entonces de la vanguardia artística en Europa. Mas tarde ambos se casarían, además, con mujeres norteamericanas, hecho que les motivó a trasladarse a los Estados Unidos. Mientras que Esteban Vicente se trasladaba en 1936, José Guerrero no lo haría hasta 1949. En todo este tiempo, la obra de Guerrero y Vicente habría evolucionado de un primer estadio figurativo que progresivamente se iría diluyendo hasta convertirse en abstracción.

La selección de obras de esta exposición, que consta de más de 60 piezas procedentes de cerca de una veintena de museos y colecciones, muestra las carreras paralelas de Guerrero y Vicente centrándose en tres momentos señalados de un recorrido compartido: una primera fase figurativa con paisajes urbanos y rurales; una segunda, en la década de los cincuenta, en donde ambos creadores se meten de lleno en la abstracción; y, finalmente, una tercera etapa, ya en los años setenta, en la que tanto Guerrero como Vicente fueron destilando una voz característicamente propia y representativa de sus respectivos momentos de madurez que les llevaron a asumir la pintura de los campos de color de un modo muy personal en cada caso.

Puede ver en Cincuentopía referencias a otras exposiciones celebradas en el Museo de Bellas Artes de Oviedo (Museo de Bellas Artes de Asturias en Oviedo):

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».

Abrir chat