El Museo San Telmo de Bilbao presenta la exposición Hello robot durante los días 22 de junio al 29 de septiembre de 2019.

«Hello robot. El diseño entre el humano y la máquina» presenta la gran variedad de formas que adopta la robótica hoy en día, y al mismo tiempo amplía nuestra conciencia de los problemas éticos, sociales y políticos asociados a ella.

Comisariada por Amelie Klein, cuenta con obras procedentes de Vitra Design Museum, MAK Vienna y Design Museum Gent. Hello robot comprende más de doscientas piezas y examina detalladamente el boom actual de la robótica.

La muestra abarca trabajos de los campos del diseño y el arte, e incluye robots utilizados en el hogar, en el ámbito de los cuidados y en la industria, así como juegos de ordenador, instalaciones multimedia y referencias de películas y literatura con presencia destacada de robots.

Hello robot presenta las obras en cuatro salas. La primera muestra la fascinación que los humanoides artificiales han ejercido durante mucho tiempo sobre las personas en la era moderna, y analiza cómo la cultura popular ha moldeado la percepción de los robots.La segunda sección está dedicada al campo en el cual la robótica logró su primer avance significativo, la industria y el mundo del trabajo, introduciendo un amplio espectro que abarca desde robots industriales clásicos hasta una instalación del grupo RobotLab, en la que un robot produce manifiestos en una línea de producción, cuestionando así dónde está el límite entre el trabajo que puede ser automatizado y la creatividad humana.

La tercera sección muestra cómo nos vamos enfrentando gradualmente a las nuevas tecnologías: como amigos y ayudantes en nuestra vida cotidiana, en nuestros hogares, en el ámbito de los cuidados, como acompañantes digitales o incluso como elementos para la práctica del cibersexo. Y la cuarta sección examina la creciente difuminación de los límites entre los humanos y los robots: vivimos en edificios con capacidad de “aprendizaje”, viajamos por “ciudades inteligentes” o tenemos sensores inteligentes implantados en nuestros cuerpos.

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».