Heredar la ropa de hermanos mayores a hermanos más pequeños o de primos o incluso de vecinos es una situación por la que han pasado muchos cincuentópicos a lo largo de su vida.

Hoy, por distintas circunstancias, los usos han cambiado y quizá esta circunstancia ya no se produce de manera tan sistemática aunque desde luego la crisis económica hizo que en más de una casa se volviera a esta práctica.

Un factor que también interviene en contra de este proceso de heredar la ropa es el de la menor calidad de las prendas que se fabrican. Antes un pantalón o un jersey duraban años y años y había que rentabilizarlos pero ahora al cabo de una temporada están tan deteriorados que casi no merece la pena ni conservarlos.

Quizá esto daría para otro debate: la obsolescencia programada aplicada no sólo a los productos tecnológicos sino también a la ropa, que ha sido reiteradamente expuesta y denunciada desde diferentes ámbitos de actuación. En este documental se pueden ver algunas de estas facetas.

La generalización en la cultura de usar y tirar se percibe aquí con suma claridad. Se habla mucho de reciclaje pero cuando arreglar un objeto resulta más caro que comprarlo es difícil asumir la posición de heredar la ropa.

Y luego hay otro factor a tener muy en cuenta, al menos en el caso de España y también en buena parte de los países que conforman el territorio OCDE: la caída de la natalidad. Difícilmente van a pasarse las prendas entre hermanos si en muchas parejas sólo nace un hijo o en ocasiones incluso ninguno.

Aquí lo que se ha producido es un cambio de mentalidad y esas prendas se envían a determinadas ONGs o se donan para determinados proyectos. Pero tal circunstancia daría ya para un debate diferente.

Si eres de los que alguna vez heredaste ropa de algún hermano, primo o vecino te interesará este podcast de «Qué hay de tu vida», el programa que se emite en Radio Cincuentopía de forma semanal. “Qué hay de tu vida” es un programa elaborado por el equipo de Viva Voz para Cincuentopía.

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».

Abrir chat
Powered by