Comparte

Ya os contamos en la primera parte de Ideas para decoración de bodas como realizar centros de mesa y para continuar en esta linea vamos con más detalles. Como lo que pretendíamos era que el estilo de la decoración, rústica e informal, alcanzara a todos los detalles de la ceremonia, la arpillera nos ayudó a establecer un hilo conductor que contribuyó a conseguir un ambiente más cálido y distendido para la ceremonia, sin perder un ápice de solemnidad. En cuanto a la decoración del salón, nos apoyamos en unos cuantos elementos fundamentales, además del que os referimos en otra ocasión, los centros de flores.

Guirnalda

Una guirnalda con las palabras “JUST MARRIED”. Para dar mayor realce a la mesa de los novios, que se encontraba al mismo nivel del resto, colocamos en la pared que quedaba justo detrás de los novios una guirnalda con las palabras “JUST MARRIED”. Para su confección, imprimimos sobre cartulina en A4 las letras de la palabra «JUST MARRIED». En cada cartulina, una letra y el círculo que la rodeaba. La letra y el anillo que la rodeaba se imprimieron en marrón. Las letras median unos 16 cm y los círculos 19 cm. Para rodear los círculos, corté tiras de arpillera de 8 cm de ancho, que iba pegando por detrás de los círculos con la pistola de silicona, haciéndole un pliegue hacia la derecha y otro hacia la izquierda hasta rodear el circulo completo. A modo de guía, hice unos círculos en blanco para que me dieran la medida necesaria para el hueco de pared que queríamos cubrir. De este modo, calculamos las medidas de las letras y del círculo que determinarían el tamaño de las escarapelas de papel y arpillera.   Una vez terminadas todas las escarapelas, las uní pegándolas a una larga tira de arpillera de unos 3 cm que a su vez nos sirvió para atarla a los pilares.

Botellas decoradas Mariposas

Floreros en las ventanas. Elegimos botellas de distintas formas, que forramos con hilo de palomar. Utilizando cola de contacto transparente, empecé a forrar desde la parte de arriba, puse un poco de cola en la botella y comencé a rodear con el hilo hasta cubrir todo ese espacio que tiene cola. A continuación, encolé otro trozo y rodeé con el hilo hasta llegar a la parte más baja de la botella. Mariposas en ramas decorativas. Para las mariposas hicimos una plantilla grande y otra pequeña que, en realidad era media mariposa, con un trozo de cartulina doblado por la mitad dibujábamos la media mariposa y la recortábamos, al abrirla salía totalmente simétrica, lo que permitía el efecto de que estaban volando.   En cuanto a la celebración de la ceremonia en sí, los detalles que marcaron el estilo de la boda de Ester y Nico fueron los siguientes.

Cojín para los anillos

En el caso de los cojines para los anillos de boda, tradicionalmente se confeccionan en tela de plumeti en blanco y puntilla de Valenciennes, pero finalmente mi hija se decidió por la arpillera, que imprimía un aire más informal y más fresco a la ceremonia.   Para hacer el cojín, corté un cuadrado de 25×25 cm de arpillera para la delantera y dos rectángulos de 17×25 cm para la zona trasera. Las partes de atrás van montadas la una sobre la otra para meter el relleno y que no tenga que llevar ni cremallera ni botones. Este cojín no está cosido, uní las partes con una cinta adhesiva por ambas partes lo cual me permitió unir las piezas todo por el lado derecho para que no quedaran los bordes del cojín demasiado duros, incluso lo deshilaché un poco para que quedara más rustico. La flor es de arpillera, de color crudo, para la que corté una tira de 6 cm. sin sobrehilar. Los cordones de color marrón son de hilo para hacer ganchillo y sirvieron para atar los anillos y para que el paje -que solo tenía 4 años- no los perdiera por el camino con su espontaneidad y  con la gracia que tuvo al ir por la alfombra camino del altar.

Saquitos de arroz. Estampación Saquitos de arroz

Las bolsitas de arroz para los invitados también fueron confeccionadas con tela de arpillera, en la que estampamos un corazón en blanco y atamos con un cordoncito blanco.Los saquitos fueron colocados en un macetero a la entrada del recinto, dando la bienvenida a los invitados.

Macetero con saquitos

Para terminar el regalo sorpresa que le hicimos a los novios. Una colcha hecha de cuadrados de tela de 40×40,  decorados por los invitados más allegados como, hermanos, padres, tíos, primos, abuelos etc.

Detalles de la colcha

 

Para empezar calculé los cuadrados que necesitábamos para hacer la colcha y el resultado fueron 42 cuadrados de tela y lo dividimos en 21 trozos para la familia del novio y 21 trozos para la familia de la novia. Cada invitado escogió el cuadrado de tela de 40×40 en el color que quiso  y lo decoró a su gusto. Eso sí, les explicamos que debían hacerlo antes de tres semanas para la boda para poder confeccionar la colcha y no dejarla para el último momento. El resultado fue espectacular la imaginación y la diversidad de materiales que utilizaron fue fantástica hubieron trozos hechos con tela, fieltro, botones, pinturas impresiones etc. pero lo más bonito fue el cariño y la ilusión con que lo realizaron todos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies