Comparte

El Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) organiza una exposición dedicada a Ignasi Aballí durante los días 9 de noviembre de 2017 al 4 de marzo de 2018.

«Ignasi Aballí. Caso de estudio» recoge el particular universo de este creador que inició su trayectoria como artista conceptual durante los años noventa, momento en que dejó a un lado el medio pictórico y la representación mimética de la realidad para introducirse paulatinamente en el desarrollo de reflexiones conceptuales que se centraron primero, en la pintura como tema, y después, en las técnicas de archivo planteadas por Michel Foucault. Realizó, además, otro tipo de proyectos más relacionados con la ficción, la imaginación y el cine.

Ignasi Aballí (1958) posee una propuesta artística próxima a las prácticas conceptuales que desarrolla su obra a través de formalizaciones, técnicas y materiales diversos (Tipp-ex, luz, polvo, retales de periódico…). Estudió Bellas Artes y su obra se encuentra expuesta en diferentes museos nacionales e internacionales como MACBA de Barcelona, Reina Sofía de Madrid, Fundació Serralves de Oporto o Ikon Gallery de Birmingham.

Como parte fundamental de la exposición del IVAM de Valencia figura la serie Desapariciones, formulada por Ignasi Aballí alrededor de la novela homónima de Georges Perec La Disparition (El secuestro), 1969, que fue escrita con palabras que no contuvieran la letra “e”. El artista dirá que compartía con este escritor su fascinación por “el ruido de fondo […] eso que no percibimos nunca, pero que, cuando le prestamos atención, resulta ser muy interesante y complejo”.

Desapariciones está conformada por veintitrés carteles de Ignasi Aballí que publicitan películas, cuyos guiones fueron escritos por Perec, aunque algunos nunca llegaron a ejecutarse para la gran pantalla. Así, esos posters cinematográficos no solo nos conducirán a descubrir nuevas ausencias, poniendo en práctica la idea duchampiana del recuerdo de la presencia de algo ausente, sino que nos harán reflexionar sobre la producción de la imagen en nuestra sociedad.

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».