La dieta. Aludir a ella es hablar de uno de los términos más buscados en internet y sobre los que más se departe en las redes sociales. Para algunos, una opción; para otros, un drama y una obsesión.

Cada vez es mayor la presión social en forma de mensajes de la más variada naturaleza en relación con este asunto. Un formidable negocio y un considerable quebradero de cabeza para más de uno, incluyendo con seguridad a buena parte de los seguidores de Cincuentopía.

Dietas mágicas que aseguran la pérdida de kilos casi sin esfuerzo, regímenes muy severos que cuestan un ojo de la cara, modelos con apariencia de no haber probado alimento alguno desde hace años que se pretenden imponer como patrones de apariencia externa…

Como punto de partida, digámoslo con claridad: no nos pongamos a dieta por nuestra cuenta ni hagamos caso al enterado de turno ni al anuncio publicitario de marras. Toda dieta siempre ha de estar sujeta al control de un profesional de la salud.

Porque una mala dieta puede conllevar efectos de lo más adverso: para nuestra salud, para nuestro nivel de autoestima y también para nuestro bolsillo.

En ocasiones se comete el error de hacer una dieta brutal realizando un esfuerzo tremendo para adelgazar para una ocasión especial, como pueden ser las vacaciones de verano o una boda. Eso es nefasto, no sólo puede afectar de manera negativa a nuestra salud es que además con total seguridad resultará ineficaz en el medio y largo plazo.

Consejos a la hora de la dieta

Más que consejos en sí planteemos algunas reflexiones que tienen que ver con el sentido común. Para que una dieta tenga éxito ha de ser parte del estilo de vida de una persona. Lo verdaderamente relevante no es bajar mucho peso en poco tiempo sino reducir los kilos de manera gradual y que mantenerse luego en el peso ideal de cada cual.

Por lógica hay que gastar más calorías de las que comes por lo que es preciso buscar una manera consistente de quemar más calorías como caminar todos los días, salir a correr o ir a clases de baile, además de cuidar tu dieta, evidentemente.

Aunque nos duela decirlo, hay que evitar o limitar bastante los alimentos fritos, procesados, con mantequilla o con margarina. Asimismo tengamos en cuenta que reducir el azúcar siempre redundará positivamente en nuestro cuerpo. También lo hará comer más alimentos frescos, dado que las frutas y las verduras tienen muchas menos calorías que los alimentos preparados y son más sencillas de digerir.

Y aunque tampoco haya que obsesionarse, es necesario prestar una cierta atención al tamaño de las raciones. Aunque comamos alimentos más sanos, si nos hinchamos a ellos estaremos poniendo en riesgo la dieta.

Repetimos lo indicado al comienzo de este texto: en el tema de las dietas debemos usar el sentido común y acudir siempre a un profesional de la salud. Nuestro organismo nos lo agradecerá.

Si estás afectado de alguna manera por el fenómeno de la dieta te recomendamos que escuches este podcast de «Qué hay de tu vida», el programa que se emite en Radio Cincuentopía de forma semanal. “Qué hay de tu vida” es un programa elaborado por el equipo de Viva Voz para Cincuentopía.

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».