Una ciudad como Madrid necesariamente cuenta con muchas leyendas de la más variada índole. La leyenda del perro Paco es una de las más singulares. Si quieres conocerla con más profundidad, te recomendamos que continúes leyendo las siguientes líneas.

El perro Paco ocupó un destacado capítulo de la vida madrileña durante la década de los años ochenta del siglo XIX. Se trataba de un perro callejero, de color negro y dueño desconocido, que llegó a convertirse en un fenómeno de masas y cuyas andanzas eran puntualmente recogidas por los periódicos de la época.

El perro Paco asistía a funciones teatrales y a restaurantes, se colaba en las tertulias literarias de los cafés, pernoctaba en portales y cocheras… El can era respetado por los dueños de los locales, por los espectadores de los distintos espectáculos, por las fuerzas de seguridad, por personalidades de la clase alta como el marqués de Brogaya.

Pero su gran afición eran las corridas de toros (que en aquellos años vivían su apogeo). Antes del evento saltaba al ruedo y realizaba toda clase de cabriolas para deleite de los espectadores. Según cuenta la leyenda fue dicha afición taurina la que terminó por costarle la vida. Durante una corrida celebrada el 21 de junio de 1882 un novillero lidiaba con escasa fortuna el lote del que debía encargarse. En el momento de entrar a matar el perro Paco saltó a la arena y comenzó a dar saltos en torno al torero quien, para quitárselo de encima en medio de una creciente tensión, le dio un estoconazo. Las consecuencias fueron letales: el can fue gravemente herido y el lidiador estuvo a punto de ser linchado por el público, indignado ante lo sucedido.

Noticia sobre la muerte del perro Paco

Pese a los cuidados recibidos, el perro Paco murió como consecuencia de las heridas. Su cuerpo fue disecado y durante una breve época estuvo en una taberna de Madrid; poco después fue enterrado en el Parque del Retiro donde se perdió su pista. Un día se decidió construirle una estatua pero nunca se recaudó el dinero suficiente.

No obstante las andanzas del perro Paco nunca terminaron de glosarse por parte de escritores y periodistas, quienes siguieron recordando su figura incluso décadas después de su fallecimiento. Una de las personas que con mayor intensidad ha estudiado todo lo que concierne al can es José Ramón Márquez, periodista aficionado al mundo taurino, quien fue entrevistado sobre este tema por el ciberperiódico Generación Dos Punto Cero. Incluimos aquí el vídeo con la entrevista completa porque sus respuestas son muy curiosas.

¿Algunos de vosotros conocía la historia del perro Paco?