Comparte

Con La víspera de casi todo el escritor Víctor del Árbol consiguió el Premio Nadal 2016. Desde entonces la novela ha obtenido una notable valoración de la crítica y una excelente acogida por parte de los lectores.

A lo largo de apenas una década de actividad literaria Víctor del Árbol (1968) cuenta ya con seis novelas en el mercado (en realidad son cinco porque la segunda en el tiempo, El abismo de los sueños, permanece inédita pese a haber sido finalista del premio Fernando Lara), ha recibido distintos galardones y ha visto cómo sus obras eran traducidas a múltiples idiomas.

La víspera de casi todo comienza con una llamada telefónica a las 0:15 horas del 20 de agosto de 2010 y concluye apenas siete horas más tarde; en medio de ello, un prefacio en el verano de 2007 y un epílogo en 2013. Hago estas precisiones en el tiempo para comenzar a transmitir la idea de que nos encontramos ante un libro de una estructura tan compleja como trabajada, en el que la acción no discurre en modo lineal sino que da frecuentes saltos (en ocasiones hasta de décadas) y se superponen diferentes planos narrativos.

La obra de Víctor del Árbol narra el reencuentro de Germinal Ibarra, inspector del Cuerpo Nacional de Policía, y Paola (en este caso sin apellido alguno hasta que no avance el texto y conozcamos su verdadera identidad), oficialmente presentada como fotógrafa, tres años después de una intensa desgracia que contribuyó a unir sus destinos para siempre.

Conviene precisar que La víspera de casi todo no es una novela negra, quien espere una investigación policial al uso o un prototípico catálogo de técnicas detectivescas de deducción quedará pronto descolocado; por el contrario entronca más bien con la literatura fantástica, ese género tan apreciado por algunos como desesperante para otros por los riesgos narrativos que indefectiblemente implica y que no siempre son gestionados con corrección por quienes osan hollar tan peliaguda senda.

La víspera de casi todo sintetiza la propuesta conceptual del universo de Víctor del Árbol: reaparece el peso de la memoria que veíamos en su primera novela publicada, El peso de los muertos, retorna el peso de la culpa que advertíamos en La tristeza del samurái, se consolida el peso por la angustia ante la pérdida de un ser querido propio de Respirar por la herida o Un millón de gotas.

La urdimbre de la novela es impecable. Víctor del Árbol ha planificado con mano de hierro el relato que desde el comienzo atrapa al lector, al que no da tregua aunque sin agobiarlo en momento alguno, que serpentea sin ayuda de efectismos tramposos. El escritor pespuntea con esmero su libro hasta conseguir una obra que, desde el punto de vista formal, carece de fisuras apreciables a primera vista.

Cuestión bien distinta es la definición de los personajes, planteada en esta ocasión a través de dos clases de mecanismos: por un lado, los diálogos y, por otra parte, la descripción de situaciones y circunstancias. A mi juicio se advierte un desequilibrio en el tratamiento de unos y otras: mientras que los primeros oscilan entre lo sentencioso y lo ligero sin que tal hecho implique rémora literaria alguna (en este sentido siempre viene a mi memoria la asombrosa capacidad de manejar ambos registros por parte de un escritor como Luis Mateo Díez), la descripción de las segundas es roma desde el punto de vista técnico y timorata desde la perspectiva narrativa, como si el autor hubiese quedado desfondado tras el esfuerzo de brillante planificación previamente indicado.

La impresión final de este desequilibrio es la de encontrarnos ante un conjunto de personajes un tanto acartonados, más estereotipos que individuos de carne y hueso, antes fantoches que seres humanos, cuyas hondas y justificadas preocupaciones resultan en exceso manidas y no llegan a emocionarnos, que no son capaces de superar el tamiz que supone el soporte final en el que se presenta cualquier obra literaria (llámese papel, electrónico o como se quiera).

En cualquier caso La víspera de casi todo es un libro que se lee con facilidad y en el que se advierte el notable y honesto esfuerzo de Víctor del Árbol por presentar una novela que ahonda en su mundo literario y que puede ser una interesante tarjeta de presentación para quien decida conocer más acerca de este autor, cuya obra se ha publicado entre las editoriales Alrevés y Planeta.

—————————————————————

Víctor del Árbol. La víspera de casi todo. Destino.

—————————————————————

David Parra

Especialista en nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones aplicadas al ámbito del periodismo. Ha publicado alrededor de diez libros y más de treinta artículos en revistas científicas. Le gusta leer.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
Hola,
Quieres recibir las noticias de la semana de Comunidad Cincuentopía a través de Whatsapp