ARTISTEARDESTACADOS
173
0

Las Misas de San Gregorio en la pintura de los siglos XV y XVI

Misas de San Gregorio

Las Misas de San Gregorio constituyen uno de los motivos artísticos más significativos del arte medieval a lo largo de los siglos XV y XVI. Su origen se encuentra en una leyenda según la cual cuando San Gregorio Magno celebraba una misa en la iglesia de la Santa Cruz de Jerusalén, ubicada en Roma, uno de los asistentes dudó de la presencia de Cristo en la hostia consagrada. En ese mismo momento Cristo apareció en el altar del templo mostrando los estigmas de los que brotaba su sangre.

Para conmemorar el hecho San Gregorio Magno mandó realizar una pintura en la iglesia de la Santa Cruz. Con el transcurso de los años comenzó a haber un número creciente de artistas que plasmaron esta escena en todo tipo de soportes: estampas, libros de horas, tapices, breviarios, libros litúrgicos y, por supuesto, en cuadros. Todos estos artistas (muchos de ellos anónimos) tenían en común no tener muy claro cómo mostrar ese momento, lo que permitió una gran variedad de representaciones. Si queréis conocer más sobre este aspecto, os recomiendo un artículo escrito por Miguel Ángel Ibáñez García.

Centremos nuestra atención exclusivamente en los cuadros referidos a las Misas de San Gregorio. Hay centenares de ellos repartidos por todo el mundo (a algunos se les perdió la pista hace ya muchos siglos aunque, de vez en cuando, es cierto que reaparecen obras que estaban documentadas pero de las que nadie sabía hace desde hace bastante tiempo). Por motivos de espacio (y también de aguante de los seguidores de Cincuentopía), voy a escoger tres de estos cuadros.

Pedro Berruguete. Museo de Burgos (España)

Pedro Berruguete (Museo de Burgos). Este pintor palentino (1450-1503), uno de los máximos exponentes de la transición del gótico al renacimiento, pintó varios cuadros de estas características. El que aquí presentamos, datado a finales del siglo XV, estuvo en la iglesia de Cogollos y fue adquirido a un particular por el Estado español en 1933. El artista opta por la sobriedad, uno de los rasgos más característicos de su pintura, al ubicar a Cristo sin ninguna clase de compañía (alejado de otras interpretaciones que preferían rodearlo de una cohorte de ángeles o Padres de la Iglesia). Su pincelada es sutil, su técnica irreprochable y su cromatismo formidable.

El Bosco. Museo del Prado (España)

Hieronymus Bosch, El Bosco (Museo del Prado). El Bosco (1450-1516) es uno de los pintores más intrigantes que ha dado el arte a lo largo de la historia. Las lagunas sobre su vida y obra son de tal calibre que difícilmente podrán ser rellenadas jamás. La interpretación que realiza aqui es, como no podía ser de otra manera, diferente: el pintor de ‘s-Hertogenbosch la ubicó como cierre de su célebre tríptico La Adoración de los Magos. Pintado en grisalla, en el cuadro aparecen San Gregorio y Cristo en el Monte Calvario junto a dos figuras orantes. A destacar la vulnerabilidad casi patética de las figuras que contribuye a un incremento en la congoja del espectador al ver la obra.

Adrián Isenbrandt. Museo Paul Getty (Estados Unidos)

Adrián Isenbrandt (Museo Paul Getty). Con este pintor flamenco (1480-1551) ocurre una circunstancia curiosa: durante las últimas décadas se ha ido reduciendo el número de obras que se le atribuyen y que estaban colgadas en los más prestigiosos museos de todo el mundo. Sí parece existir unanimidad (al menos por el momento) en la atribución de su autoría en este cuadro. Llama la atención el abigarramiento de su parte inferior, con muchas figuras rodeando a San Gregorio Magno (cuyos ropajes muestran una evidente influencia del renacimiento italiano), el aislamiento de Cristo como manera de subrayar su soledad y la integración de determinados elementos arquitectónicos.

Y vosotros, ¿tenéis alguna Misa de San Gregorio favorita?

Tags: ARTISTEAR, DESTACADOS

Artículos similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar