Las reinas de la música discoA partir de mediados de los años setenta comienza otra manera de entender la música, impulsada por compañías discográficas y promotores artísticos. Se trata de la música disco, un movimiento en el que participaron solistas y grupos pero que, de manera destacada, fue protagonizada por una oleada de cantantes femeninas: las reinas de la música disco.

Aquí van algunos de los nombres que más recuerdos nos despiertan a los cincuentópicos: Donna Summer, Gloria Gaynor, Anita Ward, Thelma Houston, Tina Charles, Amii Stewart… ¿Cómo surgieron y qué ha sido de ellas?

Todas compartían unas cuantas cosas: una edad similar (nacidas entre 1946 y 1957); unas voces verdaderamente prodigiosas; y originarias de Estados Unidos y de raza negra (con la excepción de la británica y blanca Tina Charles).

Las reinas de la música discoDonna Summer (1948-2012). Para muchos quizá fuera la reina de las reinas. No sólo cantaba sino que también componía, tocaba el piano e hizo sus pinitos como actriz y pintora. Sus inicios en el mundo de la música fueron a través del coro de su iglesia; con posterioridad fue la cantante del grupo Crow. A finales de los sesenta se traslada a Munich y ahí, en compañía de los productores Giorgio Moroder y Pete Bellote, comienza a forjarse su leyenda.

En 1975 aparece Love to love you baby, inicialmente prohibida en distintos países y emisoras de radio por su alto voltaje erótico pero que constituye el primero de sus grandes éxitos. Y a partir de ese momento se encadenan los números 1, los discos de oro, las actuaciones a escala mundial, las entrevistas y reportajes. A lo largo de su carrera vendió ¡150 millones de discos! y ganó cinco Premios Grammy. Cuando falleció todos nuestros corazones también se tiñeron de luto.

Las reinas de la música discoGloria Gaynor (1949). Fue la primera de todas ellas en tener impacto en los medios de comunicación. Comenzó con la banda Soul Satisfiers hasta que el productor Meco Monardo la convierte en una solista con una fuerza inusitada, muy influida por el entonces conocido como Sonido Filadelfia. Comienza a encadenar los éxitos casi sin interrupción a lo largo de veinte años.

De todos ellos destaca I will survive, una canción cuya letra es un alegato feminista y que se convirtió en verdadero himno para toda una generación (y que hoy sigue sonando en discotecas y karaokes con gran aceptación). También grabó versiones de éxitos en el cine como The eye of the tiger (Rocky III). Como curiosidad, en 2008 grabó una canción a dúo con Miguel Bosé incluida en su álbum Papito.

Las reinas de la música discoAnita Ward (1957). La más joven de todas. Tenía una formación exquisita, que incluía estudios de psicología y de magisterio. Muy posiblemente su carrera declinara antes de tiempo porque cuando ella llegó la música disco estaba en sus últimos momentos. A esto se unió un grave accidente automovilístico y discrepancias con discográficas y productores.

Quizá sólo nos venga a la cabeza una canción de ella, Ring my bell. Pero, eso sí, ¡vaya pedazo de canción! Y, sin embargo, en un principio se negó a interpretarla (hubo que rehacer la letra y transformarla de una balada para adolescentes que hablaban por teléfono a una melodía entre adultos). Durante la celebración de la nochevieja de 2002 la interpretó ante una muchedumbre de centenares de miles de personas en Nueva York, quienes enloquecieron por completo.

Las reinas de la música discoThelma Houston (1946). Otra cantante cuyos orígenes se encuentran en los coros de la iglesia y con el característico sonido de la compañía Motown, con quien firmó contrato en 1971 tras algunos discos anteriores que habían pasado desapercibidos. El éxito tardó en llegar: grabación tras grabación el público mostraba su indiferencia pese al indudable talento, en forma de prodigiosa voz, de la artista.

Hasta que en 1976 apareció Don’t leave this way, un tema que con anterioridad había sido interpretado por Harold Melvin & The Blue Notes. Fue un éxito formidable, por el que obtuvo un Premio Grammy, que contribuyó a impulsar su carrera a lo largo de una década en forma de nuevos discos y colaboraciones en bandas musicales cinematográficas. La canción mezclaba la esencia de la música disco con indudables influencias del soul, creando una combinación sorprendente.

Las reinas de la música discoTina Charles (1954). Un talento de una enorme precocidad. Con apenas 15 años había grabado su primer single en solitario (con un entonces desconocido Elton John que realizaba los coros) llamando la atención por el peculiar timbrado de su voz. Su gran impulso se produjo en 1975, con I love to love, que arrasó en las listas de éxitos y en las discotecas de todo el mundo.

Un caso parecido al de Anita Ward: un megahit que no tuvo la continuidad que merecía porque la música disco comenzaba a perder el favor del público. Pese a todo, su carrera se ha mantenido en el tiempo, con breves lapsos para ocuparse de su familia, llegando incluso hasta la actualidad.

Las reinas de la música discoAmii Stewart (1956). En su figura se integraban las facetas de cantante, actriz y bailarina. Representa el verdadero canto del cisne de la música disco. Su gran hit, Knock on wood (un tema que ya había interpretado Eddie Floyd), llegó en 1979 cuando soplaban nuevos vientos musicales. Pese a todo, su enorme éxito la catapultó al estrellato internacional.

Una de sus principales características ha sido su extraordinaria versatilidad. Ha tenido la capacidad de cantar música disco, soul e incluso dance con una enorme solvencia, apoyada en su formidable voz aunque siempre con el inconveniente de los constantes cambios de compañía discográfica. Su presencia se convirtió en habitual en los musicales de Broadway durante los años ochenta.

Seguro que nos hemos dejado a alguna de ellas. ¿Cuál era tu favorita? ¿Qué otra hubieras incluido en esta relación?