El Museo Reina Sofía de Madrid acoge la exposición dedicada a León Ferrari durante los días 16 de diciembre de 2020 al 12 de abril de 2021.

«La bondadosa crueldad. León Ferrari, 100 años» se propone dar a conocer la obra de León Ferrari (1920-2013) en Europa y preservar parte de su patrimonio en tres instituciones europeas, desde una visión integral y pedagógica, que promueva la contextualización y difusión de su legado en el año de su centenario.

La muestra ha sido posible gracias al acuerdo alcanzado entre la Fundación Augusto y León Ferrari Arte y Acervo (FALFAA, Buenos Aires) y el Museo Reina Sofía, y junto con la exposición contempla la donación de 15 obras originales y la producción de 219 copias únicas de objetos y series del artista que pasarán a formar parte de la colección del museo.

El legado de León Ferrari conforma un extenso repertorio de obras que exploran diversos materiales y lenguajes, para ensayar formas irreverentes de montar y desmontar las retóricas visuales y discursivas del poder (sea político, religioso o de los medios de comunicación). Su obra se resiste a las categorías tradicionales del mundo del arte. Por este motivo, uno de los ejes principales de la muestra es evidenciar que la obra producida por León Ferrari en los años sesenta —sus primeros dibujos, collages y acuarelas, sus esculturas de alambre, su vínculo con la escritura y la poesía— muestra tempranamente una zona de exploración en la que se conjugan la experimentación formal, lo poético, lo conceptual y lo político.

La exposición invita a desarmar la distinción binaria entre una fase abstracta y una fase política en Ferrari, ya que los dos polos están presentes de forma activa y singular a lo largo de toda su trayectoria. Sus comisarios son Fernanda Carvajal, Javier del Olmo, Andrea Wain y equipo FALFAA.

Otras entradas publicadas en Cincuentopía sobre el Museo Reina Sofía de Madrid son:

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».