Los señores del límite, selección de poemas y ensayos de W. H. Auden (1907-1973) es una obra impagable para los amantes de la literatura en general y de la poesía y la prosa poética en particular. Por eso es preciso reconocer la edición que Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores realizó en 2007 (incluye en la portada un magnífico dibujo de David Hockney), así como la tarea de traducción y selección llevada a cabo por Jordi Doce, quien además prologa el libro.

Wystan Hugh Auden constituye una de las cimas líricas del siglo XX en lengua inglesa, tanto por sensibilidad estética como por dominio de la técnica poética. Además cuenta con un impresionante bagaje ensayístico que, en muchas ocasiones, ha quedado eclipsado por su faceta versificadora. Existe una cierta unanimidad al considerar que se trata de unos de los literatos que más ha influido en las siguientes generaciones, incluyendo escritores de la talla de Joseph Brodsky o Derek Walcott.

España no ha sido territorio fácil para Auden pese a que el autor tuvo en su momento un intenso vínculo con el país: no sólo estuvo presente como voluntario durante la Guerra Civil (si le creemos al cien por cien solicitó ser conductor de ambulancia durante la contienda y no le dieron la plaza por cuestiones de ideología política) sino que tras el conflicto publicó uno de sus más célebres (aunque no más apreciados) poemas: Spain 1937.

José Ángel Valente y, sobre todo, Jaime Gil de Biedma han sido quienes con mayor intensidad han contribuido a introducir a Auden entre los castellano-parlantes: aquél por considerarlo una apuesta estratégica esencial en lo que entendía que debía ser el imprescindible proceso de renovación de la poesía española; y éste a través de su decidida incorporación a la tradición simbolista y su aprehensión conceptual de la poesía explicada en términos musicales.

Los señores del límite constituye una magnífica oportunidad para acercarse a buena parte del espectro literario de W. H. Auden. A lo largo de sus poemas y ensayos nos adentramos en algunos de sus temas más habituales, en los que se advierte la influencia de autores como Hardy, Elliot o Yeats: el tiempo como proceso diacrónico indefectible y su subsiguiente labor de zapa en la naturaleza del ser humano; la muerte como desafío epistemológico y como referente estético; el agradecimiento vital a la labor desarrollada por quienes nos han precedido en la Tierra; la preocupación y el malestar ante la injusticia social…

La obra de Auden posee un significativo componente de cognición a caballo entre la moral y la religión. Así ocurre con sus reflexiones sobre el papel de la opinión pública en las sociedades del siglo XX («La sañuda masa murmuradora»), el carácter cotidiano pero no por ello menos terrible de la maldad («El mal es siempre humano, poco espectacular, comparte nuestro lecho y come en nuestra mesa») o la incapacidad de gestionar la carencia de moderación («La vida del exceso conduce, las más de las veces, al cenagal del desconsuelo»).

Las notables dimensiones del libro reseñado (casi quinientas páginas) permiten atisbar una extensa gama de registros líricos. Desde la suave melancolía de Detective Story hasta la anhelante delicadeza de Voltaire at Ferney, pasando por el sutil balance que suponen Shorts o No, Plato, No. La obra incluye el monumental Dichtung und Wahrheit y, sobre todo, el colosal Caliban to the Audience, textos cuya compleja lectura impone el puro goce sensorial sobre la comprensión.

Los señores del límite posibilita que el lector se reconozca en los contenidos expuestos y contribuye a que se conozca hasta extremos que pueden llegar a resultar dolorosos. Esta faceta dual de reconocimiento y conocimiento eleva a W. H. Auden a la categoría de excelso trovador de los sentimientos humanos del ya cada vez más lejano siglo XX.

——————————————————————————————————————

W.H. Auden. Los señores del límite. Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores. Barcelona, 2007

——————————————————————————————————————-