DESTACADOSRECORDAR
129
0

Malas de película

Malas de película

Vamos a la otra cara de la moneda: malas de película frente a malos de película a los que nos referíamos ayer. Hay unas cuantas actrices candidatas. Aquí van cinco nombres que hemos seleccionado (como siempre decimos, seguro que a los seguidores de Cincuentopía se les ocurren unas cuantas más).

Las elegidas para malas de película son: Judith Anderson, Barbara Stanwyck, Louise Fletcher, Kathy Bates y Rebecca de Mornay.

 

Malas de película
Judith Anderson. Rebeca (1940)

Judith Anderson. Rebeca (1940)

Es cierto que Judith Anderson nunca fue una actriz de gran popularidad. Su nombre no figuraba casi nunca en cabeza, limitándose a ser una secundaria de enorme eficacia, cuyo saber hacer en ocasiones eclipsaba al resto del elenco.

Esto es justamente lo que ocurre con Rebeca (en el original Rebecca), dirigida por Alfred Hitchcok. Judith Anderson imparte su magisterio (fue nominada a los Óscar en la categoría de Actriz Secundaria) y se convierte en una infernal ama de llaves que hace la vida imposible a la nueva señora de la casa (y de paso a todo el que se atreva a cruzarse por su camino).

Hemos extraído del canal afrenchindublin en YouTube este impactante surtido de caras, gestos y ademanes del ama de llaves. Por supuesto, siempre vestida de riguroso negro (quizá para adelantarse a los inevitables acontecimientos).

Por si todo ello fuera poco la popularidad del film permitió rebautizar como rebeca la chaqueta de la protagonista (Joan Fontaine). Para quienes quieran recordar todo el repertorio de Judith Anderson, aquí tienen el enlace con la película completa (en versión original en inglés).

 

Malas de película
Barbara Stanwyck. Perdición (1944)

Barbara Stanwyck. Perdición (1944)

Proseguimos con una de las malas de película más malvadas de todos los tiempos: Bárbara Stanwyck por su interpretación en Perdición (en el original Double Indemnity), un film dirigido por Billy Wilder.

Barbara Stanwyck ofrece un recital de cómo ser una mala de muchos quilates (por cierto, el argumento se basa en una historia real): seduce a un agente de una compañía de seguros para asesinar al marido (cosa que logra) y cobrar así un cuantioso seguro de accidentes (cosa que no logra).

Por este papel Barbara Stanwyck obtuvo su tercera nominación al Premio Óscar (tampoco lo logró en esta ocasión y no sería hasta 1981 cuando lo lograría aunque con carácter honorífico).

Veámosla en acción en este vídeo extraído del canal de El Despotricador Cinéfilo en YouTube.

 

Malas de película
Louise Fletcher. Alguien voló sobre el nido del cuco (1975)

Louise Fletcher. Alguien voló sobre el nido del cuco (1975)

Estamos convencidos de que a la mayoría se nosotros se nos ocurren unos cuantos motivos para no ir jamás a un sanatorio psiquiátrico en calidad de paciente; y desde luego no es el menor de ellos evitar encontrarnos con la enfermera Ratched, interpretada por Louise Fletcher en Alguien voló sobre el nido del cuco (en el original, One Flew Over the Cuckoo’s Nest), bajo la dirección de Milos Forman.

Humillaciones psicológicas, malos tratos físicos, chantaje emocional… ¡en fin, que no falta de nada en el repertorio de mala de película de Louise Flecher! Es verdad, algunos de los pacientes se las traían pero aun así…

Por este film Louise Fletcher logró el Óscar a la Mejor Actriz, además de un sinfín de galardones de todo tipo. Lo más grande es que lleva trabajando durante más de cuatro décadas en todo tipo de filmes, sin haber sido encasillada jamás (claro que, visto lo visto, cualquiera se atrevía a toserla).

Así se las gasta Louise Fletcher (utilizamos un vídeo que procede del canal de Karla González en YouTube).

 

Malas de película
Kathy Bates. Misery (1980)

Kathy Bates. Misery (1980)

Kathy Bates demuestra hasta dónde puede llegar el fanatismo del ser humano (y es bastante) en Misery, película dirigida por Rob Reiner y basada en un relato de Stephen King.

El escritor Paul Sheldon (encarnado por James Caan) nunca pudo imaginar lo que le esperaba cuando fue rescatado tras un accidente de tráfico. Y desde luego jamás pudo sospechar lo que se escondía tras la fachada aparentemente llena de amabilidad de Annie Wilkes.

Por este papel Kathy Bates recibió el Óscar a la Mejor Actriz. Desde luego se trabajó el asunto porque su rol como mala de película ha quedado por los siglos de los siglos. ¿Piensas que estamos cargando las tintas y que la cosa no era para tanto? Mira, mira el vídeo extraído del canal de Kaan Ilbas en YouTube y luego nos cuentas.

Por si te has quedado con ganas de más, aquí va la película completa (en inglés subtitulada al castellano).

 

Malas de película
Rebecca de Mornay. La mano que mece la cuna (1992)

Rebecca de Mornay. La mano que mece la cuna (1992)

Flaco favor hizo Rebecca de Mornay a las cuidadoras de niños de todo el mundo: su interpretación en La mano que mece la cuna (en el original The Hand That Rocks the Cradle), dirigida por Curtis Hanson, es de las que dan miedo de verdad.

Claro está que el punto de partida de la au pair es complicado: acaba de quedarse viuda, ha perdido el hijo que esperaba y una intervención quirúrgica la ha dejado estéril. Y encima la culpable está al alcance de su vista. Con semejantes mimbres el cesto para conformar una mala de película está servido.

Rebecca de Mornay le va haciendo la vida cada más imposible a la señora de la casa, que acaba de dar a luz a su segundo retoño. Y no sólo a ella: la palabra «peligro» paree estar escrita sobre su cara. Veamos esta escena, seleccionada del canal de Anthony Apaza en YouTube. Sobran los comentarios.

Desde luego el peso específico del listado que acabamos de contemplar es más que considerable. Es verdad, en ocasiones la maldad de ellas es distinta de la de ellos pero no por eso dejan de ser malas de película.

Visto lo visto, ¿a qué actriz y película incorporarías a este selecto listado?

Y ayer: Malos de película

[author] [author_image timthumb=’on’]https://cincuentopia.com/wp-content/uploads/2015/06/logo-google-.jpg[/author_image] [author_info]Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce». [/author_info] [/author]

Tags: DESTACADOS, RECORDAR

Artículos similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar