Comparte

Maus constituye un antes y un después dentro del subgénero de la novela gráfica. La obra de Art Spiegelman sienta las bases para la posterior eclosión de este formato literario: fue la primera en obtener un Premio Pulitzer y la primera en mostrar todas sus posibilidades narrativas (el original llegó a ser expuesto en el MoMA de Nueva York). Décadas después de su aparición mantiene todo su vigor.

Art Spiegelman (1948) es uno de los más afamados representantes de la novela gráfica, un subgénero al que en Cincuentopía hemos dedicado ya más de una reseña (por ejemplo, los libros de Paco Roca Los surcos del azar o La casa). En 1980 fundó la revista Raw, núcleo editorial que concentró durante la década de los ochenta a un relevante número de autores estadounidenses y europeos del cómic alternativo y que consolidó su creciente peso específico.

Son varias las versiones de Maus (en el original Maus. A Survivor’s Tale) existentes en español. De todas ellas ha llegado a mis manos la de Penguin Random House (en su momento Mondadori), que cuenta con la traducción de Cruz Rodríguez Juiz y la rotulación de Xavier Amigó. Esta versión incluye las partes Maus 1. Mi padre sangra historia (seis capítulos) y Maus 2. Y aquí comenzaron mis problemas (cuatro capítulos), publicadas en la revista Raw entre 1980 y 1991. También incorpora los contenidos del cómic Prisoner on the Hell Planet, verdadero embrión de esta obra, publicado en 1973 en el número 1 de Short Order Comix.

Maus es un libro cien por cien autobiográfico dado que alude a la vida de los padres de Art Spiegelman (Vladek y Anja) y, sobre todo, a su paso por distintos campos de exterminio durante la Segunda Guerra Mundial. A lo largo de sus casi 300 páginas observamos el imparable e implacable acoso de los judíos que por aquel entonces vivían en Polonia y que desemboca en su sistemático genocidio.

Pero Maus es mucho más que un catálogo de horrores, desdichas y barbaridades: también versa sobre el conflicto generacional y los problemas de comunicación entre padres e hijos y acerca de la dificultad de sobrellevar el Holocausto para los supervivientes e incluso sobre el peso de la culpa que recae hasta en quienes ni siquiera habían nacido en esos momentos.

Con anterioridad indicaba que Maus marca un antes y un después en el devenir de la novela gráfica. No es una exageración dados los múltiples elementos innovadores que incorpora. Entre ellos cabe destacar la integración de las técnicas periodísticas (Art Spiegelman recabó el testimonio de su padre mediante la sistemática grabación en un magnetófono) o la singular caracterización de sus personajes en forma de animales conforme las razas humanas (los judíos aparecen como ratones, los alemanes como gatos, los polacos no judíos como cerdos, los estadounidenses como perros…) en un arriesgado ejercicio de fabulación epistemológica deudor de los cartoons norteamericanos.

Art Spiegelman apuesta por un trazo de dibujo minimalista, en blanco y negro y de ángulos muy marcados, en el que percibimos la influencia del expresionismo alemán o de las técnicas del grabado en madera. Al mismo tiempo opta por el empleo de abundantes flash-backs y por la alternancia de escenarios (por un lado el frente bélico entre finales de los treinta y la década de los cuarenta, por otro Rego Park o The Catskills en Estados Unidos ya en los años setenta y ochenta).

La aparente simpleza del texto contribuye a realzar el dramatismo de las situaciones descritas (es difícil contar en menos palabras y con un lenguaje tan neutro el ingente horror acumulado) y se erige en elemento conceptual con significado propio. La misma portada (causa de la prohibición del libro en algunos países) se sitúa en esa misma línea.

La lectura de Maus constituye una excelente oportunidad para acercarse al universo creativo de Art Spiegelman. Dada la enorme (y merecida) fama alcanzada por el autor, buena parte de sus obras han sido ya traducidas al castellano. Penguin Random House cuenta con una muestra realmente interesante de las mismas que incluye títulos como Sin la sombra de las torres, La fiesta salvaje o Be a Nose!

————————————————————–

Art Spiegelman. Maus. Penguin Random House.

————————————————————–

David Parra

Especialista en nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones aplicadas al ámbito del periodismo. Ha publicado alrededor de diez libros y más de treinta artículos en revistas científicas. Le gusta leer.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
Hola,
Quieres recibir las noticias de la semana de Cincuentopía y más a través de Whatsapp