La clase de danza, genial cuadro del pintor francés Edgar Degas, constituye por el momento la última incorporación a la serie Mirar un cuadro de Cincuentopía.

Nos quedamos boquiabiertos ante la obra que Degas pintó en 1874, anonadados ante la singular belleza de la obra y ante su increíble desafío técnico, casi sin palabras para definir una de las obras de arte más maravillosas de todos los tiempos.

Edgar Degas (1834-1917) no sólo fue uno de los más destacados representantes del impresionismo; también fue un prodigioso narrador de la sociedad de la época, en este caso a través de sus pinceles y en muchos instantes mediante sus lápices a la hora de trazar esbozos y dibujos.

En el momento de pintar La clase de danza el artista se encontraba en su apogeo creativo una vez alcanzada la madurez técnica y consolidado su proceso de aprendizaje conceptual. El mundo de la danza llamaba su atención en ese último tercio del siglo XIX y cuadro a cuadro lo plasmaba de una forma pocas veces vista hasta entonces, como si más que de un artista se tratara de un voyeur que mirara a hurtadillas a sus desprevenidos modelos.

¿Qué podemos decir ante un lienzo de esta grandeza? Degas lo preparó a conciencia realizando múltiples dibujos de bailarinas en su estudio. En él advertimos influencias de los grabados japoneses, que recurrían al efecto teatral de cortar la composición, pero también de la pintura holandesa y su inusual capacidad para combinar el enfoque tradicional con una perspectiva moderna y cincelar así la cotidianidad desde un punto de vista inédito.

Si nos fijamos con cierto detalle se advierten elementos típicamente impresionistas: la luz intensa, la pincelada viva y ágil, los colores característicos de las paletas de estos artistas, el sentido fotográfico de la cuidadísima composición estirada hasta lo inimaginable…

Ante La clase de danza sólo cabe el disfrute lento y reflexivo, esa embriagadora sensación del que se deja llevar, la emoción de quien paladea con precaución una suculenta vianda que ignora cuándo acabará…

Podemos ver La clase de danza de Edgar Degas en el Musée dÒrsay en París.

Forman parte de la serie Mirar un cuadro las siguientes entradas publicadas en Cincuentopía:

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».

Abrir chat