ARTISTEARDESTACADOS
343
0

Mirar un cuadro: Virgen del jilguero de Rafael

Mirar un cuadro: Virgen del jilguero de Rafael

La obra del pintor italiano Rafael Sanzio, Virgen del jilguero, se incorpora a la sección Mirar un cuadro de Cincuentopía.

La contemplación de la Virgen del jilguero (en el original italiano Madonna col Bambino e San Giovannino o Madonna del Cardellino) nos sumerge en la más profunda de las emociones y nos recuerda que por algo Rafael o Raffaello Sanzio (1483-1520) constituye una de las cimas de la pintura mundial a lo largo de la historia, palabras mayores pese a su prematura desaparición.

Sabemos que la obra fue encargada por el comerciante Lorenzo Nasi con motivo de su boda con Sandra Canigiani en 1505 y que sufrió un grave deterioro en 1547 al derrumbarse la vivienda donde se encontraba, lo que conllevó un posterior proceso de reelaboración (posiblemente encomendado a Michele di Ridolfo del Ghirlandaio) perceptible hoy en día gracias a las técnicas de rayos X. La pista del cuadro se pierde durante casi dos siglos hasta que aparece inventariado a nombre del cardenal Giovan Carlo de Médici.

Hacemos nuestros cálculos y advertimos que Rafael apenas tenía los veinte años cuando se enfrenta a esta tabla de 107 x 77,2 centímetros y vuelca sobre ella su ya inmenso talento. Encontramos ecos de Leonardo Da Vinci en esa organización piramidal surgida a partir de la superposición de planos entre las dos figuras infantiles de Jesús y Juan y la de María y también reminiscencias de Pietro Perugino al advertir el magistral manejo de las proporciones.

Pero sobre todo hallamos los fulgores del genial creador nacido en Urbino en el atrevido empleo de la paleta cromática, en la sutil incorporación de la naturaleza al conjunto compositivo, en el intercambio de miradas entre las tres figuras y en la variedad y espontaneidad de sus gestos, en la extrema y enternecedora dulzura de los rostros…

Qué maravilla al percibir la profundidad del cuadro y el tratamiento dado a la luz y qué congoja al mirar la mínima figura del jilguero, símbolo de la futura muerte violenta de Jesucristo, o el rictus melancólico que se advierte en el semblante de la Virgen. Y también resulta inevitable la tristeza al pensar en la figura del pintor y elucubrar sobre lo que hubiera podido dar de sí de haber vivido unas cuantas décadas más.

La Virgen del jilguero se exhibe en la Galeria degli Uffizi de Florencia tras un proceso de detallada restauración.

Hasta el momento la serie Mirar un cuadro de Cincuentopía se compone de las siguientes entradas:

[author] [author_image timthumb=’on’]https://cincuentopia.com/wp-content/uploads/2015/06/logo-google-.jpg[/author_image] [author_info]Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».

[/author_info] [/author]
Tags: ARTISTEAR, DESTACADOS

Artículos similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar