ARTISTEARDESTACADOS
116
0

Nicolas Poussin, modesto saludo desde el Museo del Prado

Nicolas Poussin, modesto saludo desde el Museo del Prado

Nicolas Poussin, modesto saludo desde el Museo del PradoSi hiciéramos un listado de los cincuenta pintores más conocidos del Museo del Prado muy posiblemente el nombre de Nicolas Poussin no aparecería. Pero su valor como artista no resulta desdeñable y su presencia en esta pinacoteca es muy estimulante.

Nicolas Poussin (1594-1665) es uno de los más destacados representantes de la escuela clásica francesa aunque, curiosamente, la mayor parte de su vida artística la desarrolló en Italia. Su obra ha servido de inspiración a pintores del nivel de Louis David o Paul Cezanne.

Hoy en día el trabajo de Poussin se encuentra en pinacotecas del prestigio del Louvre, National Gallery, Hermitage, Palacios Colonna y Venturini y, por supuesto, Museo del Prado.

Es cierto que el Museo del Prado no presta una particular atención a la pintura francesa de entre 1600-1800. En la actualidad sólo tiene tres salas dedicadas (2, 3 y 39), con la circunstancia adicional de que son muy difíciles de localizar para la mayoría de los visitantes.

Nicolas Poussin, modesto saludo desde el Museo del Prado
Nicolás Poussin. El Parnaso. Museo del Prado (Madrid, España)

La obra de Nicolas Poussin está en las salas 2 y 3. De todos sus cuadros quizá el más hermoso sea El Parnaso, un magnífico lienzo inspirado en un fresco de Rafael ubicado en el Vaticano. En este cuadro se sintetizan buena parte de las singularidades artísticas del pintor: su capacidad técnica para incorporar muchas figuras en espacios reducidos sin mostrar síntomas de abigarramiento; el dominio de la paleta cromática (sobre todo ese excepcional azul cobalto que nos hace rememorar a Rafael o Guido Reni, también presentes en la pinacoteca madrileña); y la capacidad para aunar situaciones alegóricas con la carnalidad nada timorata de los personajes.

De este pintor el Museo del Prado cuenta con otros ocho cuadros: algunos subyugantes (como Paisaje con San Pablo Ermitaño o Bacanal); otros en una línea academicista muy en boga en la primera mitad del siglo XVII (Paisaje con edificios, Paisaje con ruinas e incluso La caza de Meleagro); y también nos encontramos ante ejemplares quizá menores, pero siempre dignos de consideración, como Escena báquica, El triunfo de David o Santa Cecilia.

Las creaciones de Poussin comparten paredes en El Prado con las escenas lírico-alegóricas de Claudio de Lorena, cuya particular iluminación las dota de una inequívoca serenidad, así como con la concepción pictórica más dramática y cromáticamente impactante propia de Sebastien Bourdon y Simon Vouet respectivamente.

Nicolas Poussin, modesto saludo desde el Museo del Prado
Nicolas Poussin. Paisaje con edificios. Museo del Prado (Madrid, España)

Las salas 2 y 3 del Prado son un auténtico cul-de-sac. El observador percibe que mucho visitantes llegan a ellas despistados (quizá por lo bajo de la numeración que parece prometer algún pintor de mayor relumbrón, acaso porque casi acaban de entrar en la pinacoteca) y se marchan sin siquiera echar un breve vistazo a alguno de los lienzos expuestos (la excepción es el ya citado El Parnaso, recomendado en el folleto de visita rápida). Es una lástima, porque es posible pasar media hora muy agradable en compañía de Nicolas Poussin y sus vecinos de salas.

Pero si el visitante tiene ganas de ver más pintura francesa de esa época, todavía le queda la ignota sala 39, situada justo al otro lado de esa primera planta del Museo del Prado.

Allí nos encontramos ante un tipo de pintura bien distinta: la de los grandes (por calidad y dimensiones) retratistas del siglo XVIII, algunos de ellos llegados a España en coincidencia con la subida al trono de Felipe V: Callet, Van Loo, Ranc, Hovasse, Rigaud… Pero ésa es ya otra historia.

Tags: ARTISTEAR, DESTACADOS

Artículos similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar