El Museo Guggenheim de Bilbao dedica una exposición a Olafur Eliasson durante los días 14 de febrero al 21 de junio de 2020.

Bajo el título «Olafur Eliasson: en la vida real» la muestra incluye una treintena de piezas realizadas a partir de 1990: esculturas, fotografías, pinturas e instalaciones que juegan con reflejos y colores y desafían la manera en que percibimos nuestro entorno y nos movemos en él. Empleando materiales como musgo, agua, hielo procedente de glaciares, niebla, luz o metales reflejantes, a veces situados en espacios inesperados, ya sea la calle o el museo, el artista anima al espectador a reflexionar en torno a su comprensión y percepción del mundo físico que nos rodea.

Olafur Eliasson (1967) es un artista danés-islandés que sitúa la experiencia del espectador en el núcleo de su arte. Entre las claves de su práctica artística se incluyen su preocupación por la naturaleza, inspirada por el tiempo que pasó en Islandia, la investigación sobre la geometría y sus estudios en curso sobre cómo percibimos, sentimos y damos forma al mundo a nuestro alrededor.

La exposición del Museo Guggenheim de Bilbao permite una mejor comprensión de la práctica de este creador, que se extiende más allá de la obra de arte, la exposición y la intervención pública para incluir proyectos arquitectónicos. Convencido de que el arte puede tener un poderoso impacto sobre el mundo más allá del museo, ha creado lámparas solares para comunidades sin electricidad, ha concebido talleres artísticos para refugiados y solicitantes de asilo y ha creado instalaciones artísticas cuyo fin es incrementar la concienciación sobre la emergencia climática, entre otros aspectos significativos.

La muestra cuenta con el comisariado de Mark Godfrey y Lucía Agirre. En su organización han participado la Tate Modern en colaboración con el Museo Guggenheim Bilbao.

Otras entradas publicadas en Cincuentopía sobre el Museo Guggenheim de Bilbao son:

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».

Abrir chat
Powered by