El pasado 25 de mayo disfrutamos del recorrido por el Comercio tradicional que perdura en la calle Mayor. Este recorrido es la segunda jornada de las tres en que está dividida  MIRADAS QUE HABLAN. La primera, tuvo lugar el 22 de mayo en el Espacio de Coworking del Banco de Santander en la calle Velázquez. MIRADAS QUE HABLAN finalizará el día 11 de junio con una reunión en el mismo ESPACIO DE COWORKING mencionado.

Como es habitual en este tipo de recorridos, nuestra guía contextualizó la importancia de la calle Mayor y el motivo por el cual se ubicaron artesanos y comerciantes de categoría. Los cambios experimentados a lo largo de los siglos han ido dejando huella en su fisonomía.

 

Podríamos haber pasado la mañana delente de Casa Ciriaco, la antigua taberna de 1.897, que con los años incorporó un restaurante. Desde las tertulias que protagonizaban personajes célebres, tan célebres como la gallina en pepitoria, plato emblemático de la casa.

En nuestro periplo visitamos tiendas que conservan todo su esplendor y continúa la misma actividad o muy similar.

Es el caso de la pastelería El Riojano, donde todavía se pueden encontrar especialidades de temporada como las torrijas, los buñuelos de viento o bollería tradicional como los mojicones -los antiguos cupcakes-, el pan de Mallorca, los bizcochos de soletilla … en cuanto a La hija de Caín, especializada en moda y complementos, ha heredado el espacio de una antigua tienda que surtía de complementos a bailaoras de flamenco.

 

También visitamos edificios que fueron construidos en épocas de mayor esplendor, tanto para uso residencial como para oficinas. Uno de ellos fue el primer edificio que tuvo ascensor y que incorporaba el cristal de pavés como una manera de aprovechar la luz natural.

Terminamos el periplo con unas cañas y departiendo sobre los recuerdos que nos había despertado el recorrido.

Estamos deseando disfrutar del próximo recorrido. ¿Te vienes?