Barry Lyndon forma parte, con todo merecimiento, de esas películas que marcaron a la actual generación de cincuentópicos. Sepamos algo más sobre este gran filme correspondiente a 1975.

Aludir a Barry Lyndon es referirse a su guionista, director e impulsor: Stanley Kubrick. El cineasta se basó en una novela de William M. Thackeray, La suerte de Barry Lyndon, para realizar una versión muy libre del texto original y crear una maravillosa película.

La obra narra las aventuras de un personaje irlandés, Barry Lyndon, durante el siglo XVIII, ambientándose en parte durante la conocida como Guerra de los Siete Años. Mientras narra sus peripecias y su ascenso y caída en la sociedad inglesa, aprovecha para realizar una reflexión sobre diferentes aspectos humanos, morales y sociológicos.

Al frente del reparto se encuentran Ryan O’Neal, Marisa Berenson, Patrick Magee y Hardy Krüger, entre otros. No obstante, lo que muy posiblemente constituya el rasgo más singular del film sea su iluminación y fotografía. Para conseguirla se rodó por completo en decorados de época y en luz natural (con velas en las escenas nocturnas o de interior), mediante objetivos de cámara muy luminosos y con el tratamiento especial del negativo.

Punto y aparte constituye su ambientación musical, lograda con la utilización de piezas de Bach, Vivaldi, Haendel, Paisello o Schubert, a las que hay que añadir la música popular irlandesa interpretada por la célebre banda The Chieftains.

La película ganó cuatro cuatro Premios Óscar de las siete nominaciones a las estatuillas de Hollywood (curiosa y significativamente no logró las tres más relevantes, Director, Película y Guion Adaptado, obteniendo las de Fotografía, Dirección Artística, Vestuario y Banda Sonora).

Barry Lyndon no es una película fácil de ver ni de aceptar: o se ama o se detesta, difícilmente existe la indiferencia ante ella. Stanley Kubrick cumplió a rajatabla su propósito de rodar un filme con la apariencia de un documental realizado durante el siglo XVIII, con una estética muy sombría e inusual hasta aquellos momentos en la historia del cine.

Tal vez por ello ni logró un gran éxito en taquilla ni consiguió el fervor de otras obras por parte de la crítica especializada, pese a que con el transcurso de los años se ha convertido en una cinta mítica para un considerable número de espectadores. Recordamos un pequeño fragmento de la película.

Aquellos seguidores de Cincuentopía que deseen ver la película completa pueden hacerlo a través de este enlace.

Forman parte de esta serie de películas cincuentópicas:

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».

Abrir chat