La precocidad es una característica que se da en algunas artes. Conocemos el caso de músicos excepcionales (Mozart) o de grandes poetas (Rimbaud) que ya habían creado magníficas obras cuando apenas eran unos niños. Pero, ¿qué pasa con la pintura? ¿Qué ocurre cuando un pintor fallece muy joven, cuando tenía todavía casi todo por ofrecernos? Analizamos el caso de cuatro pintores que murieron antes de cumplir los 30 años.

Es cierto que no son los únicos ejemplos pero creo que se encuentran entre los más destacados. He escogido las figuras de Masaccio, Macke, Schiele y Basquiat. Y ahora os explico por qué.

 

Pintores que murieron antes de los 30 años

Masaccio. Fresco de la Trinidad. Iglesia de Santa de Novella, Florencia (Italia)

Masaccio (1401-1428), el príncipe de la perspectiva

La figura de Masaccio, cuyo nombre completo era Tommaso di ser Giovani di Mone Cassai, continúa siendo una gran incógnita casi seis siglos después de su fallecimiento. Se sabe que apenas con veinte años ya estaba inscrito en el gremio de pintores de Florencia aunque no se conoce en qué taller se formó. Y también hay incógnitas sobre las verdaderas causas de su precoz fallecimiento (hay quien ha apuntado al envenenamiento).

Pese a la brevedad de su trayectoria tuvo una enorme influencia en los ulteriores pintores enmarcados en el Renacimiento ya que, entre otras cosas, fue pionero en aplicar las reglas de la perspectiva científica.

Masaccio nos ha dejado para la posterioridad algunos cuadros verdaderamente geniales. Su primera obra documentada, el Tríptico de San Juvenal, supera el gótico y abre paso a una concepción pictórica más moderna, basada en la masa y el volumen de las figuras y en una fuente de luz principal. Y ¡qué decir de sus frescos para la capilla Brancacci con el célebre La expulsión del Paraíso Terrenal de Adán y Eva!

La que posiblemente sea su última obra conocida, un fresco de la Trinidad en la iglesia de Santa María Novella, es el mejor exponente de hasta dónde llegó su capacidad técnica y nos deja la incógnita de lo que hubiera podido dar de sí si la muerte no hubiera truncado su devenir.

 

Pintores que murieron antes de los 30 años

August Macke. El café turco. Städtisches Kunstmuseum , Bonn (Alemania)

Auguste Macke (1887-1914), en busca de la luz perdida

Macke es uno de los principales componentes del grupo pictórico conocido como Der Blaue Reiter (El Jinete Azul), dentro del expresionismo alemán, que funda en 1911 en compañía de Kandinsky, Klee, Marc y von Jawlensky, entre otros. A grandes rasgos, su obra se sustenta en conceptos como la figuración esquemática, el empleo del color como elemento significativo primario o la apuesta por la captación de figuras humanas mientras pasean por escenarios naturales o urbanos.

A lo largo de su trayectoria entra en contacto con numerosos movimientos vanguardistas: impresionismo (a raíz de un viaje a París en 1907 donde queda impactado por las obras de Cézanne y Matisse), cubismo (sobre todo a través de Kandinsky y Delauney), fauvismo, futurismo… Todos ellos van dejando en él un poso técnico y de profunda inspiración pictórica.

En 1914 realiza un viaje a Túnez, en compañía de Klee y Moilliet, que supone un punto de inflexión en su obra. La fascinación que le provoca contemplar una luz tan distinta a la vista hasta entonces en sus viajes por Europa marca sus últimos cuadros y también supone la cima de su carrera. A ese periodo corresponde El café turco, pintado a su vuelta a Alemania y actualmente ubicado en el Städtisches Kunstmuseum de Bonn.

La I Guerra Mundial trunca abruptamente su carrera. August Macke fallece en el frente francés de Perthes-les-Hurlus, apenas unas semanas después de haberse incorporado a filas. Triste destino, similar al de centenares de miles de jóvenes de esa misma época, para un artista cuya madurez jamás podremos conocer.

 

Pintores que murieron antes de los 30 años

Egon Schiele. Autorretrato con el ombligo al aire. Museo Albertina, Viena (Austria)

Egon Schiele (1890-1918), el esquematismo introspectivo

Schiele quizá sea el paradigma de la combinación entre precocidad e inusitada capacidad de producción. Se conservan más de 3.000 de sus obras, incluyendo óleos, acuarelas, dibujos y elementos de experimentación fotográfica.

Considerado (en compañía de Kokoschka) uno de los grandes representantes del expresionismo austriaco, su pintura se caracteriza por aspectos como la excepcional destreza en su trazo, el uso sistemático de motivos como la tensión sensual y la soledad del ser humano, la utilización del espacio como elemento de vacío existencial o la introspección psicológica.

La obra de Schiele está muy marcada por una vida escandalosa para los cánones de la época. Acusado de cuasi-incesto, corrupción de menores y de pornografía (incluso llega a pasar un breve tiempo en prisión),  sus desnudos (femeninos y masculinos) sacuden a la sociedad vienesa del momento. Tampoco sus numerosos autorretratos, como el Autorretrato con el ombligo al aire aquí incluido y que se conserva en el Museo Albertina, dejan indiferente a nadie.

Egon Schiele fallece como consecuencia de la denominada gripe española, una epidemia que asoló buena parte de Europa tras la conclusión de la I Guerra Mundial y causó más de veinte millones de muertos (entre ellos su esposa Edith embarazada de seis meses y su amigo y maestro Klimt). Buena parte de su obra ha quedado concentrada en Viena, sobre todo en la Galería Belvedere, en el Museo Leopold y en el ya citado Museo Albertina, lo que no ha ido en detrimento de su proyección universal como uno de los más grandes valores del comienzo del siglo XX.

 

Pintores que murieron antes de los 30 años

Jean Michel Basquiat. El hombre de Nápoles. Museo Guggenheim, Bilbao (España)

Jean Michel Basquiat (1960-1988), la furia posmodernista

Posmodernismo, apropiacionismo, neoexpresionismo… son algunas de las etiquetas que se han aplicado a Basquiat, considerado por algunos como el gran pintor con el que se cierra el siglo XX y por otros como uno de los mayores fraudes de todos los tiempos.

Es difícil realizar una exacta valoración de su figura, tanto por lo reciente en el tiempo de su fallecimiento como por la parafernalia que ha rodeado su vida y obra. ¿Nos encontramos ante un fenómeno del marketing y de la autopromoción, ante un mero producto del mercado de consumo, ante un artista singular o ante un auténtico genio de la pintura? Un vistazo a un cuadro como El hombre de Nápoles, propiedad del Museo Guggenheim de Bilbao, puede servir de elemento de reflexión.

Más allá de otras consideraciones, conviene subrayar que durante su corta carrera realizó más de 40 exposiciones individuales y participó en alrededor de 100 exposiciones colectivas. Y también es preciso advertir su innata capacidad para combinar técnicas, absorber influencias y emplear las nuevas tecnologías y ponerlas al servicio de su propuesta estética. Su temprana muerte, como consecuencia de una sobredosis por heroína, nos privó de conocer cuál habría sido su evolución en el tiempo.

En 1996 se estrena la película Basquiat, dirigida por Julian Schnabel y con el actor Jeffrey Wtright interpretando al pintor. Aunque no fue un gran éxito en taquilla, su distribución a escala mundial contribuyó a reforzar todavía más la fama del artista. Os dejo este enlace en YouTube para quien desee verla en su totalidad, así como el tráiler oficial para quien quiera hacerse una idea aproximada del film.

¿Estáis de acuerdo con este listado de pintores que murieron antes de los 30 años ? ¿Añadiríais a algún otro pintor a esta lista?