Spread the love

Qué hay de tu vida Podcast número 104. Presentado por Anselmo Mancebo, Charo Onieva y David Parra, quienes te dan la bienvenida a sus contenidos.

Programa núm. 104 ¿Qué hay de tu vida?

El programa dedica la exposición de arte a la que se desarrolla en el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) en torno a la artista libanesa Mona Hatoum (1952). Se trata de una creadora caracterizada por realizar esculturas, instalaciones, performances y videoinstalaciones con una fuerte densidad política que buscan la respuesta emocional del público y el cuestionamiento del entorno a través de los objetos.

Los componentes del programa dedican el rincón para el recuerdo a la canción La Puerta de Alcalá y aprovechan Qué hay de tu vida Podcast número 104 para cometer su enésimo cancioncidio. Se trata de un tema con el que Ana Belén y Víctor Manuel lograron en 1986 un nuevo y clamoroso éxito, otro nuevo hito en su extraordinaria carrera artística. Fue compuesta por Bernardo Fuster y Luis Mendo, integrantes del grupo Suburbano, y por Miguel Ángel Campos y Francisco Villar que se ocuparon de la letra.

El Club de Lectura analiza el libro Poesía de Luis de Góngora (1561-1627) editado por Penguin Clásicos. El libro reúne buena parte de la obra en verso más representativa del autor nacido en Córdoba quien, por cierto, jamás publicó nada en vida: sonetos, canciones, letrillas, romances, fábulas y, por supuesto, sus dos textos culminantes, Fábula de Polifemo y Galatea y Soledades.

Los contenidos de Qué hay de tu vida Podcast número 104 finalizan con la lectura del poema Canción de la noche sola de José Ángel Buesa. Sus primeros versos son los siguientes: «Fue mía una noche. Llegó de repente, / y huyó como el viento, repentinamente. / Alumna curiosa que aprendió el placer, / fue mía una noche. No la he vuelto a ver. / Fue la noche sola de una sola estrella».

Qué hay de tu vida es un podcast elaborado por el equipo de Viva Voz para Cincuentopía.

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».