Comparte

Qué hay de tu vida Podcast número 110. Presentado por Anselmo Mancebo, Charo Onieva y David Parra, quienes te dan la bienvenida a sus contenidos.

Programa núm. 110 Qué hay de tu vida

La exposición de arte de la semana se centra en la muestra que el Museo Thyssen de Madrid dedica a la pintora estadounidense Georgia O’Keeffe (1887-1986). Se trata de la primera retrospectiva que se dedica a esta pintora en España. A través de una selección de aproximadamente 80 obras, el visitante puede sumergirse en su particular universo creativo.

La sección referida al rincón para el recuerdo de Qué hay de tu vida Podcast número 110 analiza la canción Háblame del mar, marinero, interpretada por Pepa Flores, Marisol. Lanzada al mercado en 1976, cuenta con la letra basada en un poema de Rafael Alberti y la música compuesta por Manuel Alejandro y Ana Magdalena.

El Club de Lectura del programa se enriquece con la reseña del libro El aliento del cielo de la escritora estadounidense Carson McCullers (1917-1967), editado para el mercado castellano parlante por Seix Barral. Recopila la práctica totalidad de los cuentos de Carson McCullers, aunque siempre puede haber algún inédito esperando la abnegada labor de investigación de algún erudito o la mera intuición de un editor avispado, así como sus novelas cortas Reflejos de un ojo doradoLa balada del café triste y Frankie y la boda.

Los contenidos de Qué hay de tu vida Podcast número 110 concluyen con la lectura del poema Siesta de Jorge Gaitán Durán (1924-1962), cuyos primeros versos dicen así: «Es la siesta feliz entre los árboles, / traspasa el sol las hojas, todo arde, / el tiempo corre entre la luz y el cielo / como un furtivo dios deja las cosas».

Qué hay de tu vida es un podcast elaborado por el equipo de Viva Voz para Cincuentopía.

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».