Spread the love

Relatos breves y microrrelatos, de Heimito von DodererHace unos meses analizaba Los demonios, la novela con la que Heimito von Doderer ascendió y se instaló en el olimpo literario. En esa reseña indicaba que Relatos breves y microrrelatos era una de las escasas obras del escritor que se encontraba traducida al español. Hoy ha llegado el momento de adentrarnos en sus páginas.

Cuando se habla de relatos breves y cuentos son bastantes los autores que nos vienen a la cabeza. Aunque hemos de considerar como se merece el siglo XIX (con Chéjov, Gogol, Maupassant, Melville, Poe, Pushkin o Wilde en primera línea) es en el XX cuando este formato adquiere su gran esplendor sustentado en tres pilares principales (soy consciente de que faltan muchos nombres e incluso zonas geográficas completas): por un lado la gran tradición europea con autores de referencia como Buzzati, Kafka o Saki; en segundo término la fecunda huella hispanoamericana de Benedetti, Borges, Cortázar, Quiroga, Rulfo…; y por último la magnífica pléyade de escritores estadounidenses que cuenta con las cimas de Bukowski, Cheever, Carver, Ford, London, Lovecraft, O. Henry, Vonnegut…

Con Relatos breves y microrrelatos Heimito von Doderer (1896-1966) muestra que él también debe ser incluido en tan ilustre nómina. Su cautivadora puesta en escena, su estilo exquisito, su peculiar punto de vista narrativo o su capacidad para adentrarse en los recónditos misterios de la naturaleza humana son aspectos lo suficientemente significativos para realizar tal juicio de valor.

Conviene precisar que el título del libro puede resultar un tanto engañoso: en realidad los microrrelatos merecedores de tal calificativo son únicamente los nueve que van desde «El desayuno» hasta «La casa de Quassi» y el epítome final «Relato». El título original en alemán «Kurz- und Kürzestgeschichten» (selección de la obra Die Erzählungen) quizá aclare tal circunstancia a los que dominen esta lengua.

En los textos de von Doderer percibimos una variada (y sorprendente) tipología de temas y tratamientos literarios. La apuesta por lo fantástico (presente en textos como «El golfo de Nápoles», «El dogo Wanda», «Una mujer tatuada», «El apellido perdido», «Una persona de porcelana»…) contrasta con el trasfondo real (y terrible) de la Primera Guerra Mundial que se advierte en «Funeral de campaña para un amor» o «Encuentro al amanecer». El análisis de las relaciones de pareja («En el laberinto», «Aimée» o el amarguísimo «Ella se vende»),  se contrapone con el análisis de los bajos fondos de la Viena de la época, bien presente en «Cómplice involuntario» y apenas atisbado en «Baile en el café Kratzki o una panda de alborotadores».

En algunos relatos predomina la ironía un tanto gamberra («Un obispo se vuelve loco»); en otros se deja paso a la sutil melancolía por el paso de los años como en «Retorno a la juventud», «El incendio», quizá «El talento enterrado»; y en determinadas circunstancias emerge el placer que ocasiona la contemplación de las cosas en apariencia mínimas de la vida (delicioso «Las tribulaciones de Puntschi. Escenas de la vida de un perro de aguas»).

Pero aquí no se agota la fértil imaginación de von Doderer, quien todavía tiene tiempo para dejarnos algunas jugosas sorpresas: por ejemplo, su propensión a los relatos de violencia contenida y/o abiertas trompadas (con magníficas muestras como «La alondra», «Decadencia de una familia de porteros de Viena en el año 1857», «Trethofen» y, sobre todos ellos, «Ocho ataques de ira», un auténtico muestrario de fórmulas de enfado en grado sumo); o su archiconocida capacidad para mostrarnos los más sugerentes rincones de su amada Viena («Iluminación cambiante» y «Un temporal de nieve»).

Leer a Heimito von Doderer, en esta ocasión a través de la traducción realizada por Roberto Bravo de la Varga (quien ya se encargó de lo propio en la fabulosa Los demonios) es deleitarse con la escritura de uno de los más grandes creadores de la literatura mundial del segundo tercio del siglo XX.  Es cierto que encontramos altos y bajos en los relatos seleccionados pero el conjunto resulta más que apetecible.

Con Relatos breves y microrrelatos Hemito von Doderer pone una nueva piedra en la construcción de su formidable edificio literario. Y lo hace de una manera completamente opuesta a Los demonios: si en la novela había un colosal despliegue de personajes, ideas, conceptos, sentimientos, situaciones, frustraciones y escenarios, en los relatos advertimos contención, síntesis y preferencia por la noción sugerida antes que por la cincelada.

Prometo que volveré a la carga con el tercer libro publicado en castellano por Acantilado, Un asesinato que todos cometemos, otro goce para los sentidos, al que hay que añadir Las escaleras de Strudlhof, rescatado por la editorial Debolsillo tras permanecer descatalogado en castellano durante décadas.

————————————————————————————————

Heimito von Doderer. Relatos breves y microrrelatos. Acantilado. Barcelona, 2013.

————————————————————————————————