Comparte

El Museo Thyssen de Madrid acoge una exposición sobre el Renacimiento en Venecia durante los días 20 de junio al 24 de septiembre de 2017.

«El Renacimiento en Venecia. Triunfo de la belleza y destrucción de la pintura» recoge un conjunto de obras maestras de la pintura veneciana del siglo XVI que incluye a autores como Tiziano, Tintoretto, Veronés o Lotto. La muestra del Museo Thyssen de Madrid también incluye esculturas, grabados y libros de singular interés, algunos jamás vistos hasta la fecha en España.

A lo largo de los diferentes cuadros presentados en la exposición sobre el Renacimiento en Venecia puede contemplarse desde la importancia del color y la observación del natural a través de la imagen del poder y la belleza como argumentos, hasta la destrucción de la pincelada y el color en las obras de los últimos años, retratos, pastorales, temas mitológicos y religiosos que permiten descubrir la evolución de esta pintura creada en una de las ciudades más bellas del mundo.

Comisariada por Fernando Checa, la exposición del Museo Thyssen de Madrid cuenta con las aportaciones de diferentes museos públicos y coleccionistas particulares. Entre ellos figuran la Galleria dell´Accademia de Venecia, el Museo del Prado de Madrid, la Fondazione Accademia Carrara de Bérgamo, el Palazzo Pitti de Florencia, el Kunsthistorisches Museum de Viena, la Galeria degli Uffizi de Florencia, la Biblioteca Nacional de España, el Musée du Louvre de París o la National Gallery de Londres.

La muestra sobre el Renacimiento en Venecia se organiza en torno a ocho secciones: Entre Oriente y Occidente, la ciudad más bella del mundo; Venecia y el sueño del clasicismo; Belleza y melancolía del Renacimiento veneciano; Imágenes venecianas de la mujer; El brillo del poder; Pastorales venecianas; El ocaso del Renacimiento; y Destrucción de la pintura. Desde Cincuentopía hemos habilitado este enlace interactivo para quienes deseen conocer más detalles sobre este evento.

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».