Comparte

Revisitar películas se deriva de una de las ventajas que conlleva cumplir años: ver con los años las cosas con otra perspectiva, a menudo más rica y atinada, que décadas atrás.

El análisis de la noción de revisitar películas pasa previamente por el examen del término “revisitar”. La Fundeu entiende que “revisitar”, como equivalente de revisar, reexaminar o volver sobre algo, es un calco del inglés revisit. Y lo que asimismo dice es que se entiende también como una evolución figurada del significado del verbo y su morfología es correcta. De hecho, el Diccionario del español actual de Manuel Seco lo recoge como ‘considerar o interpretar una obra o a un autor con un nuevo enfoque’.

Para enlazar con el tema, la celebérrima serie de televisión “Brideshead revisited” se tradujo al español como “Retorno a Brideshead”, y estamos aludiendo a una de las mejores series británicas de todos los tiempos. Se trata de la historia de una evocación, de una revisitación: el capitán Charles Ryder, interpretado por Jeremy Irons, vuelve a Brideshead, lugar que ha sido requisado como base militar pues estamos en plena II Guerra Mundial; mientras deambula por las estancias, va rememorando la relación que mantuvo con sus propietarios, la familia Marchmaim.

Invitamos a los seguidores de Cincuentopía a que procedan a revisitar películas: ¿qué filmes antiguos han visto últimamente que les hayan defraudado o que han visto con otros ojos? Y, por el contrario, ¿qué películas antiguas le han gustado más que cuando las vieron por primera vez.

Para los interesados en la cuestión, les recomendamos que escuchen este podcast de Qué hay de tu vida, el programa que se emite en Radio Cincuentopía de forma semanal. “Qué hay de tu vida” es un programa elaborado por el equipo de Viva Voz para Cincuentopía.

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».