Comparte

Novena Ruta del Cocido Madrileño

Del 14 de febrero al 31 de marzo se celebra la novena Ruta del Cocido Madrileño. Gracias al éxito de las anteriores ediciones, 12 locales participan desde la primera. Del corazón de Madrid, templos del garbanzo como La Bola, Casa Carola, Los Galayos, La Gran Tasca desde 1942, Malacatín, Rincón de Goya y Villagodio. Además, La Chimenea y El Madrileño (Guadarrama), Casa Gómez (Cercedilla), el Parador de Turismo de Chinchón y El Pajar de Fuente Hernando (Lozoya). Desde Rutadelcocidomadrileño el público vota su cocido favorito para ganar su peso íntegro en vino, aceite, garbanzos, café y cerveza artesana madrileños. 

El 10 de febrero la ONU celebró el Primer Día Mundial de las Legumbres. A pesar de que las autoridades sanitarias las consideran “alimento básico” para mantener una dieta saludable, los españoles sólo tomamos 12,4 gramos diarios, la mitad de la cantidad recomendada (entre 25-45 g. de media en adultos). Duplicar el consumo de legumbres como el garbanzo, protagonista del cocido madrileño, “mejorará la salud de la población y la sostenibilidad del planeta”, según explica la Asociación de Legumbristas de España.

Desde hace 200 años el cocido madrileño recoge influencias de la inmigración del resto de la geografía española. La Clave (Velázquez, 22) sirve el único en cuatro vuelcos. Rescata la tradición serrana de la croqueta de pringá, elaborada con el chorizo, morcilla y tocino sobrantes del cocido. Sus garbanzos son de La Moraña (Ávila), las verduras gallegas y las carnes de ternera joven asturiana. Además, lo marida con champagne.

Seis restaurantes mantienen la costumbre de servirlo en puchero de barro individual, tras cocinarlo a fuego lento en horno de leña de encina. Entre ellos, los debutantes Restaurante Bar España (Plaza del Álamo, 3) y la taberna irlandesa The Towers (Paseo de los Olmos, 28). El primero incorpora a la ruta el municipio de Miraflores de la Sierra y el segundo el distrito Arganzuela.

También se decantan por el barro los clásicos capitalinos La Bola (La Bola, 5), La Rayúa (Luna, 3) y Los Galayos (Botoneras, 5), además de Asador El Toril en Alalpardo (Pza. de la Comunidad de Madrid, 7) y el segoviano En barro cocido.
La mayoría sirve el cocido en tres vuelcos y ofrece opción sin gluten. En Collado Villalba, Kandrak (Peñalara, 1) cocina por encargo su singular versión vegetariana (sin carnes), en horno de leña a baja temperatura durante 24 horas.
El precio medio de la ruta roza los 21€ (20,9), 1’6€ más que en la edición de 2018. El abanico abarca de los 37’7€ de Lhardy (sin pan, bebida ni postre) a los 11€ de El Cabrero de Alpedrete (San Juan, 10) y Cafetería Marilyn (Marcenado, 15), que lo sirven con bebida y postre. Año tras año el cocido madrileño se revaloriza.