CaixaForum Barcelona dedica una exposición a reflexionar sobre el binomio surrealismo y diseño hasta el día 27 de septiembre de 2020.

«Objetos de deseo. Surrealismo y diseño, 1924-2020» se centra en la relación perceptible entre ambas facetas. La muestra arroja una nueva luz sobre este diálogo creativo fascinante y continuado, yuxtaponiendo obras de arte surrealista y piezas de diseño a fin de revelar unos paralelismos que raramente se han estudiado.

La exposición de CaixaForum Barcelona incluye pinturas, esculturas, objetos de colección, carteles, revistas, libros y fotografías, así como películas históricas. Entre los artistas expuestos se encuentran Gae Aulenti, Björk, Claude Cahun, Achille Castiglioni, Giorgio de Chirico, Le Corbusier, Salvador Dalí, Isamu Noguchi o Meret Oppenheim, entre muchos otros. 

Después de presentarse oficialmente en 1924 con la publicación del Manifiesto surrealista de André Breton, el surrealismo se convirtió rápidamente en un movimiento intelectual y político internacional cuyos miembros provenían de diversos orígenes y disciplinas, entre ellas la escritura, el cine y las bellas artes. El diseño y los objetos cotidianos fueron una gran fuente de inspiración y tuvieron un papel crucial en su evolución. Menos conocido es, sin embargo, el impacto decisivo del surrealismo en el diseño, que ha jugado un papel principal para liberar el diseño del dogma funcionalista según el cual “la forma sigue a la función”.

A la luz de la creciente crítica dirigida al diseño racionalista a partir de los años treinta y, especialmente, después de la Segunda Guerra Mundial, el surrealismo abrió nuevos caminos que abordaban las emociones, las fantasías, los miedos y otras cuestiones existenciales

Otras entradas publicadas por Cincuentopía referidas a exposiciones desarrolladas en CaixaForum Barcelona son las siguientes:

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».