La tecnología blockchain o de cadena de bloques alude a una estructura de datos cuya información se agrupa en conjuntos o bloques a los que se les añaden diversas metainformaciones relativas a otro bloque de la cadena anterior en una línea temporal.

Con un procedimiento como el aquí descrito y gracias a técnicas criptográficas, la información contenida en un bloque solo puede ser manipulada modificando todos los bloques posteriores. Esta propiedad permite su aplicación en un entorno distribuido de manera que la estructura de datos blockchain puede ejercer de base de datos pública no relacional que contenga un histórico irrefutable de información.

A grandes rasgos, en toda tecnología blockchain nos encontramos con tres componentes. El primero de ellos tiene que ver con el almacenamiento de datos, que se logra mediante la replicación de la información de la cadena de bloques. Un segundo elemento a tener en cuenta se refiere a la transmisión de dichos datos, obtenida a partir de redes de pares. Y el tercero y último de los aspectos es el relativo a la confirmación de los datos, que se lleva a cabo por medio de un proceso de consenso entre los nodos participantes. El tipo de algoritmo de consenso más utilizado es el de prueba de trabajo en el que hay un proceso abierto competitivo y transparente de validación de las nuevas entradas llamada minería.

Debido a sus singularidades, la tecnología blockchain es particularmente adecuada para los procesos de índole colaborativa, en los que se quiera garantizar la seguridad del flujo de datos, impidiendo su manipulación maliciosa por parte de terceros.

En muchas ocasiones se relaciona blockchain con el fenómeno de las criptomonedas, del estilo de bitcoin y similares, aunque tiene bastantes más aplicaciones: en bases de datos que se ocupen del registro de nombres, para garantizar la máxima seguridad, o en la realización de transacciones bancarias que mediante este sistema dificultan el blanqueo de dinero; en la contratación pública para asegurar los máximos niveles de transparencia en las licitaciones de todas las administraciones; e incluso sus singularidades la convierten en una tecnología con prometedoras expectativas en ámbitos como el voto electrónico o la realización de subastas.

Y un último aviso: distingamos entre una tecnología como es blockchain y la llegada al mercado de criptomonedas con un notable componente especulativo, cuya evolución en el tiempo habrá que vigilar. Que nadie nos engañe con este tema. Mientras tanto, en Cincuentopía nos quedamos con su faceta de elemento de intercambio de datos que permite toda clase de transacciones con los mayores niveles de seguridad y más allá de lo estrictamente económico.

Para quienes se interesen por blockchain o quieran saber más de esta tecnología, recomendamos este podcast de Qué hay de tu vida, el programa que se emite en Radio Cincuentopía de forma semanal. “Qué hay de tu vida” es un programa elaborado por el equipo de Viva Voz para Cincuentopía.

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».