Comparte

La Fundación Mapfre de Madrid dedica una exposición a la fotógrafa Tomoko Yoneda durante los días 11 de febrero al 9 de mayo de 2021.

La muestra de la Fundación Mapfre de Madrid ofrece una amplia panorámica de su obra que, pese a haber sido ya expuesta de forma monográfica en Japón y en Corea del Sur, todavía no había sido objeto de una muestra individual en Europa.

Tomoko Yoneda (1965) estudió fotografía en Chicago y más tarde en Londres, donde vive actualmente. Animada desde joven por la vocación periodística, sus obras suelen hacer referencia a hechos históricos contemporáneos: paisajes e interiores asociados a conflictos armados con los que quiere dejar constancia de la presencia intangible de la historia en el transcurso cotidiano de la vida y no sólo en los monumentos que la evocan o los restos que dan testimonio de ella.

Comisariada por Paul Wombell, la exposición sienta las bases para una aproximación certera al particular universo creativo de esta profesional de la fotografía que cuenta con un creciente prestigio a escala internacional. Frente a las fotografías que estamos acostumbrados a contemplar en periódicos, televisión o redes sociales (que suelen tratar frontalmente los aspectos más abyectos de las guerras, los desastres naturales o las pandemias) estas composiciones resultan equilibradas y estudiadas. En ellas, la autora aborda la tragedia y el mal desde un punto de vista tangencial, casi por alusión, lo cual la aleja de la fotografía documental en la que, en ocasiones, la crítica la ha encasillado.

El recorrido por la muestra engloba diecisiete proyectos fotográficos individuales conformados por series de imágenes, si bien todos se encuentran interrelacionados entre sí por su deseo de «percibir lo que el ojo no puede ver», como escribió Miyamoto Musashi. Además, cuenta con material documental: libros, postales, cámaras de fotografía, un vídeo («Diálogo con Albert Camus», 2018) y otros objetos.

Otras exposiciones albergadas por la Fundación Mapfre de Madrid que han sido publicadas en Cincuentopía son las siguientes:

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».