Comparte

Es posible que una parte considerable de los seguidores de Cincuentopía no conozca una realidad como es el triángulo de Hess. Sin embargo se trata de una historia que resulta lo suficientemente curiosa para tenerla en consideración.

El triángulo de Hess es un mosaico de azulejos triangulares situado en una acera del barrio de West Village de Nueva York (concretamente, en la esquina entre la Séptima Avenida y Christopher Street). La placa, que tiene forma de triángulo isósceles con una base de 65 centímetros y sendos lados de 70 centímetros, dice de manera textual: «Propiedad de la finca Hess que nunca ha sido dedicada a fines públicos».

¿Qué enigma se esconde tras dicha inscripción? En realidad se trata del resultado de una disputa entre el gobierno de la ciudad y el patrimonio de David Hess, un propietario de Filadelfia que era dueño del Voorhis, un edificio de apartamentos de cinco pisos. A principios de la década de 1910, la ciudad procedió a expropiar y demoler 253 edificios de la zona con el fin de ampliar la Séptima Avenida y expandir la línea de la Sexta y Broadway, ante la oposición de la familia Hess que sin embargo no pudo impedirlo tras múltiples recursos judiciales.

Años después los herederos descubrieron que, cuando la ciudad expropió el Voorhis, las mediciones habían pasado por alto este pequeño rincón de la Parcela 55 y colocaron un aviso de posesión. La ciudad pidió a la familia que donara la diminuta propiedad al público, pero dadas las pésimas relaciones ellos optaron por resistirse e instalaron la actual placa el 27 de julio de 1922.

En 1938 la propiedad, convertida en la parcela más pequeña de Nueva York, fue vendida a la tienda adyacente de Village Cigars y ésta, a su vez, la transmitió a la Universidad Yeshiva quien con posterioridad la vendió a la Christopher Realty Corporation. Todos esos sucesivos propietarios han dejado la placa intacta y a disposición de los transeúntes que pueden verificar las mínimas dimensiones del triángulo de Hess. He aquí la geolocalización del objeto en cuestión.

Otras historias que entrarían dentro de esta categoría de curiosidades que han sido publicadas con anterioridad en Cincuentopía son las siguientes:

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».