Muy posiblemente Vicente Aleixandre constituya la culminación de la Generación del 27 en cuanto a reconocimiento literario se refiere tras la obtención del Premio Nobel de Literatura en 1977. La lectura de su obra En un vasto dominio nos permite dar un nuevo paso hacia delante en este repaso lírico estival en el que ha sido antecedido por sus coetáneos Pedro Salinas, Jorge Guillén y Federico García Lorca.

Aludir a Vicente Aleixandre (1898-1984) es referirnos al exilio interior durante largas décadas, es sugerir una propuesta estética a caballo entre la exacerbación de la hermosura y el más hondo dolor, es apuntar a una mala salud de hierro que le permitió superar los 85 años de edad aun con todo tipo de padecimientos físicos, es subrayar una extraordinaria generosidad con quienes lo rodearon a lo largo de su existencia…

Vicente Aleixandre publicó En un vasto dominio en 1962, cuando tenía tras de sí una muy extensa trayectoria literaria, que incluía su incorporación como miembro de número a la Real Academia de la Lengua y el reconocimiento por parte de muchos jóvenes poetas como un auténtico maestro y guía. Por la obra obtuvo el Premio de la Crítica 1963 en la categoría de poesía (Miguel Delibes lo logró en la de narrativa gracias a su novela Las ratas), sucediendo en dicho galardón a José María Valverde.

Desde mi punto de vista En un vasto dominio resulta un libro un tanto atípico dentro de la producción lírica de Vicente Aleixandre. Aunque en modo alguno quepa encuadrarlo en la poesía social española de la década de los cincuenta sí encontramos en el conjunto de poemas que conforman la obra un interés distinto al de sus composiciones más centradas en la estética surrealista, quizá más apegado a la realidad cotidiana, acaso más mundano (siempre entendido dicho concepto a partir de una profunda sublimación de la belleza).

Otro elemento que llama la atención es la división del poemario en seis capítulos, como si se tratase de una estructura narrativa. En cada uno de ellos el escritor centra su atención en los más variados aspectos: a veces se detiene en alguna parte del cuerpo humano (el brazo, la pierna, el sexo, el pelo, la mano… del capítulo I) y en otras ocasiones alude a aspectos del agro español (el pastor, el álamo, el cementerio, el sol…del capítulo II); en su galería de personajes de los capítulos V y VI la mirada de Vicente Aleixandre se posa sobre una anciana dama, un caballero solitario, un individuo que ha sido víctima de un engaño, las ruinas de Numancia…; hay referencias a cuestiones tan dispares como las vicisitudes domésticas de Lope de Vega o el estado del castillo de Manzanares El Real; y hay espacio para los textos más hilarantes y tiempo para dedicarse al lado más amargo de la existencia.

Veamos dos mínimos ejemplos de la propuesta estética que contiene En un vasto dominio. El primero de ellos forma parte del poema El pelo (de hecho con él concluye): “El humo está en los ojos, / rastrea aún en su barba / y oscuro quema en sombras / que ocultas, aún abrasan”.

El segundo tiene que ver con esos aspectos jocosos poco habituales en la poesía de Vicente Aleixandre. En el poema Dúo escribe: “Bigotillo sutil: / doble, sí, un caracol. / Ondulante el tupé. /”Canotier” para el sol. / Al ojal un clavel, / en la mano el bastón. / El bastón es juncal, /petulante la flor”.

Por cierto: mientras repaso En un vasto dominio compruebo que continúa el imparable deterioro de la casa donde Vicente Aleixandre moró a lo largo de toda su vida (en la por entonces llamada calle Velintonia y hoy redenominada con el nombre del poeta). El lugar donde se reunieron Lorca, Cernuda, Guillén, Neruda, Gimferrer, Gerardo Diego, José Hierro, Dámaso Alonso, Gil de Biedma, Miguel Hernández, José Luis Cano, Carlos Bousoño… y tantos y tantos otros se cae a pedazos y nadie hace nada por arreglarlo pese a los esfuerzos de la Asociación de Amigos de Vicente Aleixandre. ¡Qué infinita tristeza!

————————————————————————————-

Vicente Aleixandre. En un vasto dominio. Revista de Occidente.

————————————————————————————-

David Parra

Especialista en nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones aplicadas al ámbito del periodismo. Ha publicado alrededor de diez libros y más de treinta artículos en revistas científicas. Le gusta leer.