El Museo del Prado presenta una exposición centrada en las semejanzas entre Velázquez, Rembrandt y Vermeer que discurre durante los días 25 de junio al 29 de septiembre de 2019.

Bajo el título «Velázquez, Rembrandt y Vermeer. Miradas afines» se exhiben un total de 72 obras de estos tres pintores del siglo XVII, proponiéndose el establecimiento de puntos de comparación entre ellos, más allá de sus tradicionales diferencias estilísticas y conceptuales.

La muestra, que ha sido comisariada por Alejandro Vergara, incluye cuadros del propio Museo del Prado, así como del Rijksmuseum de Amsterdam, el museo Mauritshuis de La Haya, la National Gallery de Londres o  el Metropolitan de Nueva York, entre otros.

A partir del análisis de Velázquez, Rembrandt y Vermeer, la exposición del Museo del Prado pone de relieve que si bien la historiografía artística los ha considerado como esencialmente divergentes, la confrontación de los mitos históricos y las realidades artísticas posibilitan una reflexión sobre los numerosos rasgos que los unen.

Tal y como enfatizan los organizadores, el caso de la pintura española y holandesa del siglo XVII es sintomático. Separadas por una guerra, su arte se ha interpretado tradicionalmente como contrapuesto. Sin embargo, el legado de la pintura flamenca e italiana, cuya influencia define toda la pintura europea, se interpretó de forma similar tanto en España como en Holanda. En ambos países se desarrolló en el siglo XVII una estética alejada del idealismo e interesada por la apariencia real de las cosas y la forma de representarla. Los artistas cuyas obras se muestran en esta exposición no expresan en ellas la esencia de sus naciones, sino que dan voz a ideas y planteamientos que compartían con una comunidad supranacional de creadores.

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».