Viajar a los cincuenta años constituye uno de los aspectos que desde Cincuentopía se aborda con mayor frecuencia. Cada vez son más las personas que se plantean realizar un viaje de la más variada índole a partir de esa edad.

Hace unos cuantos meses los medios de comunicación se hicieron eco del caso de Ethel Mac Donald, una estadounidense que cuando se jubiló de su trabajo como profesora decidió recorrer el mundo en bicicleta. Ethel se ha convertido en una consumada cicloturista. Hasta la fecha ha recorrido más de veinte mil kilómetros pedaleando por países como Alemania, Bélgica, Dinamarca, España, Francia, Holanda, Portugal, Reino Unido o Suecia. Además, de cada sitio fotografía los lugares que más le llaman la atención y luego plasma sus impresiones en un libro

El segmento de mercado de los mayores de cincuenta años parece especialmente interesante para todos los operadores turísticos. Los cincuentópicos tienen un poder adquisitivo por encima de la media, una experiencia acumulada por encima de la media y unos criterios por encima de la media. La consecuencia es que son un grupo de población que ofrece grandes posibilidades a las agencias de viajes, a los hoteles y en general a todos los agentes que operan dentro del sector turístico.

No es casual que cada vez haya más paquetes e iniciativas que se dirigen de manera específica a nuestra edad y que facilitan viajar a los cincuenta años. Es algo de lo que nos tenemos que alegrar. ¿Hay destinos particularmente recomendables para quienes ya hemos cumplido los cincuenta años?

En realidad no hay destinos específicos como tales. Lo que sí es verdad es que en muchas ocasiones podemos tener mayores facilidades para viajar todo el año, lo que abarata las vacaciones y amplía las opciones. Eso es algo que podemos dejar claro cuando nos acerquemos a una agencia de viajes en busca de información o cuando creemos nuestro propio viaje a través de internet.

Desde Cincuentopía ofrecemos tres posibles destinos para viajar a los cincuenta años. El primero es la ciudad de Tarragona, una gran desconocida que sorprende como pocas ciudades. Otra posibilidad es un clásico como Roma, pero no ya por sus famosísimos monumentos sino por lo delicioso de sus callejuelas y plazoletas. Y la tercera recomendación es Oporto, una maravilla de sitio por su gastronomía, por sus gentes y por su ambiente.

Si viajar a los cincuenta años te interesa, te recomendamos que escuches este podcast de «Qué hay de tu vida», el programa que se emite en Radio Cincuentopía de forma semanal. “Qué hay de tu vida” es un programa elaborado por el equipo de Viva Voz para Cincuentopía.

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».