Viajar por la costa de España constituye una nueva entrega de esta serie a la que desde Cincuentopía dedicamos el mes de agosto.

Dada la gran variedad de posibilidades, proponemos tres lugares para viajar por la costa de España: la costa del Sol, Ibiza y Estaca de Bares. Difícil aconsejar tres lugares más diferentes, ¿no es cierto?

Vayamos en primer lugar con la costa del Sol. Son tantos sus destinos que únicamente escogemos algunos de ellos, siempre comenzando por la capital Málaga, ciudad magníficamente conectada (por aire, por tren, por carretera, incluso por barco si así nos lo proponemos), con la que disfrutar del aire libre, ya sea sentado en una terraza o paseando. Y no sólo por su agradable clima. Con la excepción de la subida al Castillo de Gibralfaro o una visita a la Alcazaba, es una ciudad plana con un entramado de ejes viarios, abiertos al mar.

No sólo Málaga capital invita a pasear. Los municipios de Torremolinos, Benalmádena, Fuengirola, Mijas, Marbella, Estepona, Manilva, junto con la sosegada Casares constituyen una senda litoral jalonada de paseos marítimos y playas, con las correspondientes actividades relacionadas con el mar. Entre su variedad y atractivo, no podemos dejar de mencionar las Dunas de Artola, ubicadas en Marbella. En ellas se encuentran las afamadas playas de arena fina de Cabopino.

Ibiza constituye nuestro segundo destino dentro de esta entrada dedicada a viajar por la costa de España. Por supuesto Ibiza son sus playas pero aquí no vamos a hablar de sus playas más conocidas (la muy concurrida Ses Salines, la interminable y repleta de beach clubes Playa d’En Bossa, la fabulosa Es Cavallet de finísima arena, la cristalina Cala Bassa, los familiares arenales de Portinatx o de Santa Eulalia …).

Lo que recomendamos es una incursión por la preciosa Ses Boques de sólidos guijarros, por la entrañable Porroig para disfrutar de las interminables tardes del verano, por la mínima Caló des Moltons y su delicioso chiringuito, por las siempre resguardadas Cala Carbó o Cala Molí, por Es Caló de s’Illa (también conocida como Moon Beach) y sus puestas de sol tan increíbles como desconocidas, por los distintos rincones que conforman Cala Comta, por la minúscula Cova de Ses Dones bajo un chamizo de sombra providencial, por las aguas esmeraldas de Cala Mastella, por la recóndita Port de Ses Caletes en cuyos fondos encontramos una amplia variedad de flora y fauna marina…

Y concluimos nuestro periplo en Estaca de Bares, un lugar bellísimo y no siempre bien conocido. Ubicado en la provincia de A Coruña, está considerado el lugar más septentrional de España. El cabo hace las veces de línea divisoria entre el mar Cantábrico y el oceano Atlántico, una confluencia que determina sus peculiaridades físicas y le otorga particular grandeza.

Impresionan los formidables cortados, algunos de más de doscientos metros de altura, cincelados por la implacable acción de las aguas; impresiona lo desolado del paisaje, apenas cubierto por arbustos; impresiona el permanente embate del mar, enzarzado en una constante lucha entre Cantábrico y Atlántico, con el constante sonido de las olas. Por si fuera poco, está rodeado de localidades de gran belleza. Citamos únicamente algunas de ellas aun a sabiendas de que omitimos otras que también merecerían ser nombradas: Ortigueira, Espasante, Cariño…

Para viajar por la costa de España pueden ser de particular utilidad las siguientes páginas web: Info Spain, Turismo de Ibiza y Turismo de Galicia.

Forman parte de estas entradas sobre viajes que publicamos en Cincuentopía a lo largo del mes de agosto de 2019 las siguientes:

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».