Con viajar por los países nórdicos concluimos la serie de entradas publicadas durante el mes de agosto sobre distintos lugares a los que ir, tanto de España como de Europa.

Hemos seleccionado para los seguidores de Cincuentopía tres sitios que pueden resultar particularmente atractivos: Rovaniemi en Finlandia, Copenhague en Dinamarca y Finnmark en Noruega.

Comenzamos con Rovaniemi, la tierra de Papá Noel entre otras posibilidades. Es una ciudad de unos 60.000 habitantes que está situada en plena Laponia finlandesa, de la que es la capital (la Laponia finlandesa es una de las áreas más despobladas de toda Europa dado que en unos 100.000 kilómetros cuadrados apenas se concentran 200.000 personas.

No es fácil encontrar edificaciones antiguas en Rovaniemi. La ciudad fue completamente arrasada por el ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial (tras hacer explotar un depósito de municiones que generó un tremendo incendio que fue prendiendo una a una las casas de la localidad, fabricadas en su inmensa mayoría en madera). A partir de 1960 surge una nueva ciudad, en buena medida bajo las directrices del prestigioso arquitecto Alvar Aalto.

Copenhague, capital de Dinamarca, es otro destino especialmente apetecible cuando se quiere viajar a los países nórdicos. Hay varias maneras de recorrerla. Una, sin duda interesante, consiste en adecuarse a un recorrido típico y habitualmente realizado por cualquier turista que se precie: la lánguida Sirenita siempre rodeada por un halo de tristeza, el Parque Tívoli, uno de los más antiguos de todo el mundo, o la ya mítica Christiania; grandes parques y zonas boscosas donde compartir experiencias (Jardines del Rey, Churchillparken…); atractivos palacios y castillos (Amalienbog, Christianborg, Rosenborg, Kastellet); o incluso museos tan espectaculares como el Glyptotek, la Colección Hirschsprung o la Galería Nacional de Arte.

Pero existe una segunda vía, todavía más apasionante, basada en descubrir determinados rincones que no suelen entrar dentro de los circuitos comerciales al uso. En tal sentido proponemos cinco rincones para los seguidores de Cincuentopía: la Iglesia de la Trinidad, sus pequeñas plazas, los espacios sociales Nyboder y Brumleby, el Diamante Negro y el cementerio Assistens Kirkegaard.

Concluimos este periplo con Finnmark, uno de los secretos mejor guardados de Noruega. Situada en la parte más al norte del país nórdico (más allá del círculo polar ártico), se trata de una región que ocupa casi 50.000 kilómetros cuadrados pero en la que apenas viven 74.000 personas. Son muchas las cosas que se pueden hacer en todo tiempo y lugar: ver las auroras boreales entre finales de octubre y comienzos de marzo, disfrutar del sol de medianoche en los primeros días de verano, acercarse (siempre con el máximo respeto) al estilo de vida del pueblo sami, contemplar el parsimonioso ir y venir de los renos…

La región dispone de una completa infraestructura de alojamientos (hoteles, campings, casas de alquiler). Las comunicaciones por carretera son cómodas y seguras gracias, entre otras cosas, al muy apacible estilo de conducción de sus ciudadanos. En cualquier caso, hay que recalcar que las condiciones climatológicas durante buena parte del año pueden ser un obstáculo para visitar algunos de sus puntos.

Para viajar por los países nórdicos pueden ser de particular utilidad las siguientes páginas web: Guía Oficial de Turismo de Finlandia, Visit Copenhagen y Visit Norway.

Forman parte de estas entradas sobre viajes que publicamos en Cincuentopía a lo largo del mes de agosto de 2019 las siguientes:

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».