Viajar por Portugal constituye la primera de un conjunto de entregas, realizadas con motivo del mes de agosto, en el que queremos aprovechar para proponer a todos los seguidores de Cincuentopía una serie de viajes por distintos lugares, tanto de España como de Europa.

A la hora de viajar por Portugal nuestra propuesta engloba tres lugares distintos, de naturaleza muy diversa y bastante separados entre sí: el Alentejo, el Algarve y Oporto.

El Alentejo es una de las zonas más bellas de es país pero también es una de las más desconocidas. Comprende buena parte de la zona centro-sur de Portugal: desde Setúbal hasta el Algarve en sentido norte-sur y desde el océano Atlántico hasta los límites con la frontera española de Extremadura en sentido oeste-este. Abarca más de 30.000 kilómetros cuadrados (prácticamente un tercio del país).

He aquí algunas de las bellas localidades del Alentejo para visitar: Beja, Castelo da Vide, Elvas, Évora, Mértola, Monsaraz y Serpa. Y también las costas del Atlántico, bastante bien conservadas, muchas con dunas protegidas que nos recuerdan tiempos pasados y de agua fría y olas considerables.

Por su parte el Algarve es el principal destino de la costa de Portugal desde los años setenta del siglo XX. Sol garantizado, temperatura excelente, playas interesantes y una correcta infraestructura turística explican este proceso. La zona se divide en cinco regiones, con un total de casi 300 kilómetros de litoral: sotavento, que va de Vila Real a Faro; central, de Faro a Portimao, quizá la más conocida y urbanizada; barlovento, desde Lagos a Sagres; vicentina, más expuesta al Atlántico; e interior, que incluye las sierras de Monchique y Caldeirao respectivamente.

Pero El Algarve no es sólo playas. Toda la zona cuenta con localidades de singular belleza que invitan a recorrer sus calles pintorescas, sus recoletas iglesias, sus comercios con sorprendentes productos. Faro (con su catedral y su espectacular casco antiguo), Tavira (más de treinta iglesias en unos pocos kilómetros cuadrados), Olhao (y su poderoso puerto y su industria conservera que quizá conoció mejores momentos), Vila Real de San António (sede de un castillo del siglo XIII)…

Y cerramos la propuesta de viajar por Portugal con un recorrido por Oporto, una de las más bellas ciudades de Europa y que incluso ha sido designada como uno de los destinos turísticos por excelencia a escala mundial.

Por dónde comenzar es la gran pregunta que siempre nos atenaza cuando llegamos a la ciudad. Acaso la mejor sea dejarnos llevar por el momento, habrá quien prefiera entrar en contacto a través de una de las orillas del distrito de Ribera, al mismo pie del río Duero, o quizá el que se decida a recorrer la ciudad empezando por alguna de sus vías principales (Aliados, la arteria tradicional, o Santa Catarina, ahora peatonalizada y repleta de comercios de primorosos escaparates, o la interminable avenida de Boavista que nos conduce al mismo oceano Atlántico) o tal vez vez quien se decante por un crucero en barco que nos permita contemplar a bordo de uno de los tradicionales rabelos los seis formidables puentes con que cuenta la villa.

Algunas páginas web para viajar por Portugal son las siguientes: Visit Portugal, Secret Places y Lonely Planet.

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».