Comparte

La zarzuela Agua azucarillos y aguardiente se incorpora a la sección que Cincuentopía dedica a este género lírico. Adentrémonos en esta interesante obra.

Con música de Federico Chueca y libreto de Miguel Ramos Carrión, Agua azucarillos y aguardiente se estrenó en junio de 1897 en el teatro Apolo de Madrid, alcanzando desde un principio una excelente acogida por parte del público, que la convirtió en una de sus obras favoritos dentro del género.

La zarzuela se ambienta en el Madrid de finales del siglo XIX, lo que sin duda facilitó su aceptación por el auditorio, y narra las vicisitudes de un conjunto de personajes cuyas vidas giran alrededor de Aquilino, un hombre de negocios, propietario de pisos baratos de alquiler y prestamista. Con Aquilino están endeudados Serafín (joven petimetre hijo de un político), Simona madre de Atanasia (Asia para los amigos) y Pepa, que tiene alquilado el aguaducho de Recoletos.

Amores, apuros económicos, celos, malentendidos, timos, añoranzas y bailes populares conforman la estructura argumental de la zarzuela, caracterizada por una musicalidad pegadiza pero al mismo tiempo sutil y no siempre fácil de interpretar.

Deleitémonos con el castizo pasacalle «Andando tos a la verbena».

Los seguidores de Cincuentopía que quieran ver y escuchar en su totalidad Agua azucarillos y aguardiente pueden hacerlo a través de este enlace. Corresponde a una emisión realizada desde el teatro de La Zarzuela de Madrid.

Forman parte de la serie que Cincuentopía dedica a la zarzuela las siguientes entradas:

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».