Comparte

Barney Oldfield puede que no haya sido el mejor piloto de todos los tiempos; es posible (en realidad es seguro) que exista quien haya ganado más carreras y títulos que él; acaso otros mostraran en su momento mayor pericia al volante. Pero…

Barney Oldfield fue uno de los más grandes; y fue, por encima de cualquier otra consideración, una figura mítica en su época aunque quizá hoy su nombre no resulte tan conocido a la mayor parte de la población. Expliquemos qué es lo que lo convierte en un personaje tan colosal.

Barney Oldfield (1878-1946) era un exhibicionista nato, un tipo de lo más arrogante, un individuo bastante tramposo y nada de fiar. Y, además, era un competidor fiero, que jamás admitía la derrota, con un valor a prueba de todo.

Durante mucho tiempo, decir el nombre de Barney Oldfield era sinónimo de maestría al volante. Nacido en Ohio, durante un tiempo se dedicó al boxeo profesional, luego se hizo ciclista, más tarde motociclista y, tras conocer a Henry Ford, decidió encaminar sus pasos al ámbito del automovilismo a comienzos del siglo XX.

Desde un primer momento llamó la atención su espectacular combinación de aptitudes al volante y valor soberano. Era capaz de domar los vehículos que otros pilotos desechaban y, lo más importante, era capaz de ganar más carreras que nadie, sin importar la dificultad del recorrido o el nivel de sus competidores.

Barney Oldfield comenzó así una etapa de gloria deportiva, con constantes victorias y records mundiales de velocidad incluida. Este enlace permite ver uno de estos records. La verdad es que las imágenes impresionan.

Y con la extrema rapidez, también comenzaron a llegar los primeros accidentes, algunos tan graves como el que sufrió en 1904, que a él le costó unas cuantas semanas de hospitalización y que provocó el fallecimiento de dos espectadores además de heridas de diversa consideración a otros doce.

Comienza ser conocido como King of Speed y participa en numerosas exhibiciones (contra otros pilotos e incluso en ocasiones contra algún aeroplano), venciendo casi siempre (muchas de ellas eran competiciones claramente amañadas para que el gran héroe del volante saliera finalmente triunfador).

Veamos algunas imágenes adicionales de Barney Oldfield en este vídeo que hemos encontrado en el canal de Larry nmzuspq Lundgren YouTube.

En 1917 viene la retirada de Barney Oldfield de los circuitos. El cada vez mayor riesgo al que se enfrentaba es sustituido por el mundo de los rodajes (interviene en un total de nueve películas), de la publicidad y por sus incursiones en los negocios (siempre en relación con la industria del motor).

De cuando en cuando, participaba en alguna exhibición donde era vitoreado por un numeroso grupo de seguidores que siempre mostró su predilección por su estilo de pilotaje.

Barney Oldfield continuaba siendo un personaje famoso cuando falleció en 1946. Fue paulatinamente incluido en todos los Salones de la Fama habidos y por haber en la competición automovilística. Y su nombre sigue reverenciándose por muchos aficionados a este deporte.

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».