El MUSAC de León dedica una exposición al artista Prada Poole durante los días 28 de septiembre de 2019 al 12 de enero de 2020.

Bajo el título «Prada Poole. La arquitectura perecedera de las pompas de jabón» la muestra del Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León centra su atención en la naturaleza visionaria y claramente adelantada a su tiempo de este artista.

José Miguel de Prada Poole (1938) es un autor singular que a lo largo de su carrera consigue fusionar en sus proyectos arte y ciencia, realidad y utopía, presente y futuro. Premio Nacional de Arquitectura en el año 1975, es autor de proyectos paradigmáticos de la arquitectura española como la Instant City, construida con motivo del VII Congreso del International Council of Societies of Industrial Design (ICSID) celebrado en Ibiza en el año 1971, las Cúpulas de los Encuentros de Pamplona de 1972 o el edificio para el Palenque en la Exposición Universal de Sevilla de 1992.

Comisariada por Antonio Cobo Arévalo y con la coordinación de Helena López Camacho y Alberto Figueroa, la exposición incorpora maquetas, fotografías, planos, ensayos y entrevistas que dan cuenta de la rica y prolífica carrera de este arquitecto vallisoletano y ponen en relieve los temas más reconocibles de su obra, aplicados a la construcción de arquitecturas neumáticas, sentando las bases de su arquitectura ulterior, especialmente aquellas referidas a los aspectos más tecnológicos.

La muestra permite adentrarse en los planteamientos creativos y conceptuales de un arquitecto no analizado en profundidad hasta la fecha, que destaca por su voluntad de adaptación a los cambios sociales y medioambientales, y que genera unos proyectos arquitectónicos de naturaleza temporal, al servicio y respuesta de la necesidad del momento presente, flexibles y adaptativos, con una marcada sensibilidad hacia los recursos naturales y gasto energético que permanecen, aún a día de hoy, de plena actualidad.

Entre las últimas reseñas aparecidas en Cincuentopía sobre el MUSAC de León se encuentran:

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».