Desde el pasado día 23 de diciembre Carla Bruni es miembro del Club de Cincuentopía. La damos la enhorabuena y recordamos su trayectoria hasta la fecha.

Carla Bruni es una de las personalidades más polifacéticas de las incorporadas al Club de Cincuentopia. En su figura aúna las facetas de modelo, cantautora, actriz y, al estar casada con el presidente de Francia Nicolas Sarkozy, durante cinco años fue también primera dama francesa. Además, tiene la doble nacionalidad italiana y francesa.

Rodeada en su infancia por un entorno musical, aprendió a tocar el piano y la guitarra desde niña. Tras estudiar en distintos centros de Suiza, comenzó sus estudios de arquitectura en París. No obstante, con apenas 19 años de edad abandonó dichos estudios para centrarse en el mundo de la moda. Allí llega a convertirse en una de las grandes referencias de finales de la década de los ochenta y comienzos de los noventa.

A partir de mediados de los años noventa Carla Bruni comienza a compatibilizar esta faceta con la de actriz y cantautora. Actúa en películas como Catwalk o Paparazzi y compone e interpreta varios álbumes con una excelente acogida, tanto por parte del público como de la crítica especializada.

Durante los comienzos del siglo XXI mantiene esta intensa actividad de variada índole. Quizá su participación más destacada en el mundo del cine sea en el film Midnight in Paris de Woody Allen.

El matrimonio de Carla Bruni con Nicolas Sarkozy en 2008 y la posterior elección de éste como Presidente de Francia la otorgan una enorme popularidad. Desde su nuevo puesto institucional desarrolla una intensa actividad de índole solidaria, que ha mantenido tras su salida del Palacio del Eliseo en 2012.

Bienvenida al Club de Cincuentopía, Carla Bruni. En nombre de todos quienes ya formamos parte del mismo, te deseamos felicidad y toda clase de éxitos.

Cincuentopía

“Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce”.