El 12 de enero se estrena en España El Instante más Oscuro, un filme que está gustando a la crítica mundial y donde el nominado al Oscar Gary Oldman y reciente ganador del Globo de Oro al mejor actor, encarna a Winston Churchill, el hombre que lideró al mundo durante unas semanas que marcaron la historia contemporánea.

Este 9 de enero hemos podido disfrutar en VOSE en los Yelmo Ideal de Madrid la excelente película dirigida por Joe Wright, (Orgullo y prejuicio, Anna Karenina). Junto a Oldman el reparto está formado por Kristin Scott Thomas, Lily James, Stephen Dillane, Ronald Pickup y Ben Mendelsohn. Un Excelente elenco para una película muy recomendable.

El relato de la película nos traslada a comienzos de la Segunda Guerra Mundial, concretamente a 1940, y narra como con la inminente caída de Francia a manos de las tropas del III Reich Gran Bretaña afronta su instante más oscuro. El coraje y liderazgo político del primer ministro Winston Churchill cambiaron el curso de la historia de la Segunda Guerra Mundial y el mundo.

Churchull era una persona polifacética: pintor (como su archienemigo AdolfHitler), un sagaz estadista y un escritor que llegó a ganar el premio Nobel.

Todo comienza cuando Churchill releva en el gobierno al débil Neville Chamberlain y toma el camino opuesto a su antecesor que era de la opinión de que la única forma de salvar a Gran Bretaña del terror nazi era llegar a algún tipo de acuerdo con Hitler. Pero Churchill no creía en Hitler.

Fue entonces cuando dio uno de sus más famosos discursos:

“Llegaremos hasta el final, lucharemos en Francia, lucharemos en los mares y océanos, lucharemos con confianza creciente y fuerza creciente en el aire, defenderemos nuestra Isla, al precio que sea, lucharemos en las playas, lucharemos en los aeródromos, lucharemos en los campos y en las calles, lucharemos en las colinas, no nos rendiremos jamás…”

Churchill planteaba dudas en la clase política británica por sus decisiones pasadas cuando era primer lord del Almirantazgo como el intento de la toma de Noruega y Suecia para impedir que los alemanes se lograran el abastecimiento de hierro, llegando demasiado tarde: los alemanes ya tenían prácticamente en su poder a los dos países. Churchill decidió mandar una flota a Noruega, pero fue derrotada.

Aun así el Rey propuso a Churchill la formación de un nuevo gobierno en mayo de 1940. Muy pronto se enfrentaría a un gran dilema: la invasión alemana de los Países Bajos y Francia. Esta era una situación extremadamente delicada para el ejército inglés que se encontraba en el norte del Sedán, para tratar de defender a su aliado Francés. Eran cerca de doscientos mil hombres de la Fuerza Expedicionaria Británica (BEF). Su perdida sería un golpe devastador para la defensa de Gran Bretaña. Las tropas alemanas avanzaban a gran velocidad y acorralaban a las tropas aliadas contra el mar.

Fue entonces cuando se produjo el famoso episodio de Dunkerque (tan bien recreado por Chirstopher Nolan en su película del mismo nombre y que complementa estupendamente a El Instante más Oscuro). Churchill decidió evacuar a aquel contingente formado por británicos, belgas y franceses ordenando que todos los barcos que estuvieran disponibles zarpasen a rescatar a los hombres atrapados en las playas. En apenas 48 horas se logró rescatar más de 300.000 hombres de la masacre. Aun así fueron hechos prisioneros unos 35.000 soldados.

El título de la película El Instante más Oscuro es un término acuñado por el mismo Churchill al referirse a lo que llegaría después del rescate de Dunkerque, el periodo que hubo justo entre la caída de Francia en Junio de 1940 y la invasión de la Unión Soviética de un año después. Un año en el que Inglaterra se encontraba luchando sola contra los nazis y con la espada de Damocles de la invasión y los continuos bombardeos a sus ciudades.

Churchill tuvo una excelente y estrecha relación con el presidente norteamericano Franklin D. Roosevelt, que le envió importantes suministros para la defensa a partir de 1941. También era un visionario que creó un cuerpo especial de comandos que realizarían incursiones en territorio enemigo “para matar y retirarse”, con éxitos muy notables.

Churchill es una figura que trasciende y que reaparece periódicamente. Su patriotismo nunca fue soberanista o al estilo de Trump. Tenía claro cuál podía ser la principal aportación a Europa de nuestro país: la defensa de los valores democráticos.

Para Gary Oldman, uno de los actores británicos más versátiles, interpretar al político inglés en El Instante más Oscuro ha supuesto interminables  horas de estudio del personaje, además de soportar  una cara protésica para parecerse a él que tardaban tres horas en ponerle. Es una gran sorpresa verle hacer un papel tan aclamado por la crítica. Es probablemente el mejor actor del momento sin Oscar, pero puede llevárselo por interpretar al mítico primer ministro británico.

En El instante más Oscuro aparece también el lado oscuro y desconocido del personaje, su propensión al alcohol, la desconfianza inicial del rey Jorge VI y la depresión. Antes de sus luchas en las salas de guerra o en la Cámara de los Lores pasa por la terapia íntima con su esposa, Clementine, interpretada por Kristin Sott Thomas, que le hace bajar a la realidad y le recuerda que: «Eres fuerte porque eres imperfecto, eres sabio porque tienes dudas». Como se suele decir: Detrás de un gran hombre hay una gran mujer, y su esposa lo es. Churchill no habría sido el mismo hombre sin ella. La Historia tampoco habría sido igual.

Clementine no está sola, para Churchill también fue una parte importante su secretaria personal Elizabeth Layton (Lily James) que le ayudó mucho en la redacción de sus discursos  y que siempre afirmó que era “difícil trabajar con él, sí, casi siempre; pero siempre era adorable y divertido”. Layton trasmitió a Churchill su coraje, su resistencia y su determinación.

Juanjo Ortiz. Historiador. Apasionado por la historia militar y especialmente por la II Guerra Mundial.