Comparte

El Museo Guggenheim de Bilbao dedica una exposición a la propia ciudad de Bilbao y la manera en que ha sido recogida en la pintura durante los días 29 de enero al 29 de agosto de 2021.

«Bilbao y la pintura» contiene la historia visual de una villa, el Bilbao del siglo XIX, que, a pesar de ser invadida por los franceses y sitiada por los carlistas, y de sufrir varias epidemias de cólera (desde la primera, en 1834, hasta la cuarta, en 1893) se consolida económicamente como una gran ciudad, en la que prosperará un número importante de grandes artistas que antes han pasado por París.

A través de veintisiete escenas pictóricas, a modo de time-songs o canciones del momento, la muestra se adentra en la historia de la ciudad que acoge el Museo Guggenheim. Estos cuadros nos afinan esa capacidad doble de memoria y conocimiento que la gran pintura posibilita.

Comisariada por Kosme de Barañano, la exposición sienta las bases para una mejor comprensión de este fenómeno globalmente considerado. Por señalar un ejemplo significativo, incluye el extraordinario mural, Bermeo, ejecutado en 1933 por José María de Ucelay (Bermeo, 1903) para el batzoki de su localidad natal. Este edificio había sido diseñado por el arquitecto Pedro Ispizua, otro referente de la arquitectura de aquella época, creador también del Kiosko del Arenal (1927) de Bilbao.  Los cerca de 16 metros de longitud del mural, realizado por Ucelay en óleo sobre contrachapado, suponen un homenaje a la vida cotidiana en Bermeo, así como a los marineros y a los rincones más característicos de la villa pesquera.

Otras entradas sobre el Museo Guggenheim de Bilbao publicadas en Cincuentopía son:

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».